Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife eliminará de sus ordenanzas las multas que «criminalicen la pobreza»

Las ordenanzas de Limpieza y Buen Gobierno prohíben rebuscar en el contenedor, ejercer la mendicidad o miccionar en la calle

Una persona sin hogar, en las calles de Santa Cruz. Delia Padrón

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife eliminará de todas sus ordenanzas municipales «cualquier tipo de sanción que suponga la criminalización de la pobreza, de las personas en exclusión o vulnerabilidad social». Así se acordó ayer en el pleno del Consistorio chicharrero, por unanimidad, a raíz de una moción institucional, pero que fue propuesta por los concejales socialistas José Ángel Martín y Patricia Hernández.

En la moción se explica que en las ordenanzas municipales de Santa Cruz de Tenerife hay numerosos ejemplos de infracciones, castigadas con multas, que «criminalizan la pobreza». Se trata de prohibiciones de acciones habituales en el espacio público que «afectan de forma directa o indirecta a la vida cotidiana de las personas en situación de exclusión o vulnerabilidad», como acampar, consumir bebida y comida en la vía pública, dormir en la calle, ejercer la mendicidad, tumbarse en el mobiliario urbano o llevar a cabo la venta ambulante en las calles del municipio.

Por ejemplo, en la nueva Ordenanza de Residuos y de Limpieza de Santa Cruz, cuyo borrador se encuentra en exposición pública, se incluyen, entre otras prohibiciones, las de defecar, miccionar o escupir en los espacios públicos, así como la correspondiente a la «extracción, rebusca o recogida de residuos una vez puestos a disposición de los servicios municipales». Las primeras son consideradas infracciones leves y las multas pueden llegar hasta los 750 euros. La prohibición de extraer basura de los contenedores es considerada una infracción grave, por lo que la cuantía de las sanciones puede llegar hasta los 1.500 euros.

En la Ordenanza Municipal de Policía y Buen Gobierno se prohíbe ejercer la mendicidad en la capital tinerfeña, así como «lavarse a sí mismo» o «recoger agua».

«Nuestro Ayuntamiento debe ser un buen ejemplo de respeto a los derechos fundamentales de sus ciudadanos y, para ello, debe evitar cualquier conducta que pueda suponer una persecución o criminalización de la pobreza. Debemos conseguir que los espacios públicos de nuestra ciudad sean un lugar para todas las personas, incluidas aquellas a las que se trata de invisibilizar o expulsar por su realidad de pobreza, exclusión o desigualdad», se establece en la moción propuesta por el Partido Socialista en Santa Cruz.

Compartir el artículo

stats