Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife propone la protección de 1.665 bienes y elementos de la ciudad

La Gerencia de Urbanismo prevé aprobar hoy, a través de su Consejo Rector, el borrador del nuevo catálogo del patrimonio histórico, cultural y ambiental del municipio

Monumento de los Caídos, en la plaza de España. Andrés Gutiérrez.

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital tiene previsto aprobar hoy, en su Consejo Rector, el borrador del Catálogo de Protección del Patrimonio de Santa Cruz de Tenerife, el cual incluye un total de 1.665 bienes y ámbitos de la ciudad que, según este documento, deben ser protegidos con el fin de que se puedan conservar sus valores.

En concreto, se trata de 1.324 bienes del patrimonio arquitectónico; 16 espacios y elementos urbanos; 144 bienes del patrimonio etnográfico; 2 del patrimonio paleontológico; 45 del patrimonio arqueológico; 61 árboles monumentales y de la flora singular; 17 arboledas; 7 ámbitos de protección ambiental urbana; 29 elementos singulares, y 20 elementos de la red de caminos reales y senderos tradicionales.

Entre los bienes que el citado borrador recoge para su posible catalogación se encuentran, por ejemplo, el Balneario, el Almacén de Cepsa, las Piscinas Municipales, la gasolinera Texaco, Pabellón Ana Bautista, la Estación Marítima, el Estadio Heliodoro Rodríguez López, el Cine Víctor, el Uso Múltiples II, el cementerio de Las Teresitas, el conjunto urbano de Somosierra, el camino de Las Lecheras y los laureles de la plaza del Príncipe. Asimismo, se encuentran numerosas viviendas ubicadas en diferentes calles, como Aguere, Álvarez de Lugo, Calvo Sotelo o Febles Campo.

El edil de Urbanismo, Carlos Tarife, del PP, recuerda que el Ayuntamiento decidió en su momento, «teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde la aprobación del catálogo vigente (1992) y con el fin de dar respuesta a las necesidades actuales de protección del patrimonio de Santa Cruz, elaborar un nuevo catálogo en lugar de revisar el actual» Asimismo, destaca que su tramitación se ha llevado a cabo como un documento independiente del Plan General de Ordenación (PGO), para poder tenerlo listo lo antes posible.

«El siguiente paso será enviarlo a la Cotmac (Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias) para que se realice la evaluación ambiental simplificada», añade. El edil insiste en que se trata de un borrador, «por lo que el texto definitivo podría cambiar, ya que se podrán presentar alegaciones al mismo». La previsión es que el catálogo esté aprobado de manera definitiva en el plazo de un año y medio.

Para la elaboración del borrador, y según resalta Tarife, se han tenido en cuenta las propuestas de bienes aportadas por el Cabildo y las planteadas por los propios vecinos durante el proceso de participación ciudadana. «Se trata de un texto consensuado con la Corporación insular, por lo que se ha enterrado el hacha de guerra entre el Cabildo y el Ayuntamiento de la capital en esta materia».

El ámbito territorial en este documento, al que ha tenido acceso EL DÍA, abarca todo el municipio, «exceptuando el Parque Rural de Anaga, que se rige por el Plan Rector del Cabildo, y los ámbitos de los tres Conjuntos Históricos declarados BIC (Bienes de Interés Cultural), que son el barrio de El Toscal, Los Hoteles-Pino de Oro y el Antiguo Santa Cruz, pues cada uno tiene su propio Plan Especial». Lo que sí incluye el catálogo, como es lógico, son el resto de BIC que tiene Santa Cruz, como el Palacio de Carta, la iglesia de La Concepción, el Castillo de San Andrés, el cementerio de San Rafael y San Roque o el García Sanabria.

En el propio borrador se indica que el objetivo general del nuevo catálogo de Santa Cruz de Tenerife es la protección, ordenación, gestión, uso y mejor aprovechamiento de los bienes culturales del municipio. El texto recoge la necesidad de establecer medidas económicas para los propietarios de los inmuebles catalogados, con el fin de fomentar su rehabilitación y protección.

Entre los criterios que se han tenido en cuenta para elaborar el borrador se encuentran la calidad artística del bien; la complejidad técnica, arquitectónica o constructiva; la escasez o singularidad; el valor histórico o cultural; la antigüedad; el valor ambiental y el paisajístico. El documento establece tres grados de protección para la catalogación de los bienes: integral, ambiental y parcial.

La protección integral corresponde a aquellos bienes que posean valores culturales evidentes o conocidos, como los BIC. En estos se podrán realizar labores de mantenimiento, conservación y restauración, y, en casos excepcionales, previa conclusión del estudio correspondiente, podrían llevarse a cabo obras de rehabilitación. La protección ambiental corresponde a los bienes que tengan interés cultural. En estos se podrán acometer trabajos de mantenimiento, conservación, restauración y rehabilitación, y, en casos excepcionales, podrían ejecutarse la reconstrucción o reestructuración de los mismos. Por último, la protección parcial corresponde a los elementos que «suscitan dudas pendientes de estudios concretos». Se podrán ejecutar obras de mantenimiento, conservación, restauración, rehabilitación, reconstrucción y reestructuración, e, incluso, se podría admitir la remonta y ampliación del bien.

Patrimonio arquitectónico. El borrador incluye un total de 1.324 elementos arquitectónicos. Entre estos se encuentran la antigua fábrica Iltesa, el Balneario, el colegio Alemán, el cine Teatro Baudet, el Almacén de Cepsa, las Piscinas Municipales, la Casa del Barco, el Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias, gasolinera Texaco, Estación Marítima, Edificio El Faro, Estadio Heliodoro Rodríguez López (Tribuna), Pabellón Ana Bautista, edificio de Usos Múltiples II, Recinto Ferial, Auditorio, centro comercial anexo al Mercado, sede de Presidencia de Gobierno, sede social de Emmasa (Empresa Mixta de Aguas), y la Escuela de Artes Escénicas. Asimismo, el texto incluye numerosas casas situadas en diferentes calles, como Aguere, Álvarez de Lugo, avenida de Anaga, Ángel Guimerá, Benavides, Benito Pérez Armas, Buenos Aires, Callao de Lima, Calvo Sotelo, Castro, Carmen Monteverde, Febles Campos, Fernando Primo de Rivera, Esmeralda Cervantes, Imeldo Serís, Islas Canarias, Isla de La Gomera, Jesús Nazareno, José Martí, Juan Pablo II, Lope de Vega, Luis Vives, Mencey Acaymo, Méndez Núñez, Miraflores, Numancia, La Marina, Perdón, Olvido, Los Sueños, El Pilar, Pérez Galdós, Poeta Viana, Prosperidad, Ramón y Cajal, La Rosa, Salamanca, La Salle, San Francisco, San Sebastián, Rambla, Santa Rosalía, Suárez Guerra, y Viera y Clavijo.

Espacios urbanos. El borrador propone la protección de 16 espacios y elementos urbanos. Estos son la estación transformadora-glorieta Estado de Virginia, plaza Pedro Schwartz, plaza del Príncipe, plaza San Francisco, Alameda Duque de Santa Elena, Rambla de Santa Cruz, avenida de las Asuncionistas, plaza Weyler, Marquesina del Puerto, Farola del Puerto, plaza de Ireneo González, resto del primitivo Muelle, Fuente de Isabel II, estación transformadora de la avenida Ángel Guimerá, antiguo Paseo de los Coches, y el monumento a los Caídos de la plaza de España. Este monumento está incluido en el catálogo del Gobierno de Canarias de símbolos franquistas que deben retirarse.

Patrimonio Arqueológico. El borrador incluye 45 elementos del patrimonio arqueológico. Entre estos se encuentran cuevas naturales en barranco La Monja o barranco Grande; estaciones de grabados rupestres en El Humilladero, Santa María del Mar o en La Gallega; y grupos de cazoletas y canales en Cueva Roja.

Patrimonio Etnográfico. El borrador recoge un total de 144 bienes, entre los que se encuentran casas de arquitectura tradicional cubiertas de tejas en Llano del Moro, El Tablero, Sobradillo, El Chorrillo o Barranco Grande; eras en El Tablero; los cementerios de Igueste de San Andrés y de la playa de Las Teresitas; y el Molino de Cuevas Blancas.

Patrimonio paleontológico. Este es el formado por los bienes que «contienen elementos representativos de la evolución de los seres vivos». En Santa Cruz de Tenerife se identifican únicamente dos yacimientos. El primero se encuentra en suelo urbano en el área de Las Teresitas, en parcela destinada a Sistema General de Espacio Libre Público, colindante con suelo rústico de protección paisajística, y el segundo se localiza en Igueste de San Andrés, en suelo clasificado como suelo rústico de protección costera.

Ámbitos de protección ambiental urbana. El texto incluye siete ámbitos urbanos que deben ser protegidos: calle de Los Sueños y su entorno; Salamanca Chica; La Victoria; Somosierra; García Escámez; Pasaje Sitjá (Rambla de Santa Cruz, calle castro y Juan Pablo II), y la barriada de Cepsa

Red de caminos y senderos tradicionales. El texto recoge 20 caminos y senderos, entre los que se encuentran los de Las Lecheras, Caudal, Los Campos, Real Tahodio o Cruz de La Gallega.

Elementos singulares (fuentes, monumentos y esculturas). El borrador incluye un total de 29 elementos singulares. Entre estos se encuentran las esculturas de la Exposición Internacional de Arte en la Calle; las Tinajas del Paseo de Los Coches (Rambla de Santa Cruz);la Grúa Tritón (Puerto), y la Fuente de Morales.

Árboles y arboledas. El documento propone la protección de 61 árboles, entre los que se encuentran el tamarindus de Valleseco, los ficus de El Toscal o la acacia de El Chapatal. Asimismo, el catálogo incluye 17 conjuntos de arboledas, entre las que se encuentran los laureles del acceso al barrio de La Alegría, la masa arbórea de El Palmétum, las jacarandas de la calle San Sebastián, el parque de La Granja, y los laureles de la avenida de Anaga.

Compartir el artículo

stats