Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife aprueba la ordenanza que desbloqueará la obra del Palacio de Deportes

El Ayuntamiento modifica, a través de esta normativa provisional, la ordenación vigente, pues esta impide la ejecución de las obras adjudicadas para crear las nuevas instalaciones

Previsión de cómo quedará la manzana deportiva de Tomé Cano, en Santa Cruz. E. D.

Con el objetivo de desbloquear el ambicioso proyecto de reforma y ampliación del Palacio Municipal de Deportes de Santa Cruz, que supondrá una inversión de casi 17 millones de euros, el pleno del Ayuntamiento tiene previsto aprobar este viernes, 28 de enero, la ordenanza provisional que permitirá la ejecución de las obras. El Consistorio chicharrero, a través de esta normativa impulsada por el área de Infraestructuras y por la Gerencia de Urbanismo, modificará la ordenación vigente, pues esta impide que los trabajos, adjudicados a la empresa Go Fit Andalucía desde hace ya más tres de años, se puedan llevar a cabo. Estos consisten, principalmente, en la demolición de toda la zona anexa al Pabellón Quico Cabrera, que incluye la Piscina David González, el Pabellón Paco Álvarez, las pistas de tenis y la construcción que se encuentra inacabada, para levantar un nuevo complejo deportivo, que tendrá pabellón, piscinas, fitness, pistas de squash y parking, entre otras instalaciones.

Han sido numerosas las vicisitudes a las que ha tenido que enfrentarse la adjudicación de este proyecto, con procedimiento judicial incluido, y cuando ya parecía que todo se había resuelto, las obras de renovación y ampliación del Palacio de Deportes, que transformarán toda la manzana deportiva de Tomé Cano, recibieron un nuevo varapalo, la anulación del Plan General de Ordenación (PGO) 2013 y la entrada en vigor de la adaptación básica de 2005 del PGO de 1992.

Mientras que el planeamiento de 2013 fijaba para la parcela del pabellón la tipología "abierta dotacional", como equipamiento comunitario deportivo, para la que los parámetros de ocupación, altura y edificabilidad "eran libres", el de 1992 la califica como Sistema General de Parque Deportivo, como si fuese un parque urbano, en el que se incluye, entre otras instalaciones, el Estadio Heliodoro Rodríguez López. Esto significa que el proyecto adjudicado no podría ejecutarse, pues los parámetros urbanísticos "no están liberados" y estos tendrían que adaptarse a los límites establecidos para un parque urbano.

En el informe-propuesta que se debatirá este viernes en el pleno se explica que la Gerencia de Urbanismo, que dirige el edil Carlos Tarife, del PP, ha optado por elaborar una ordenanza provisional "ante la necesidad de dar respuesta, con carácter urgente, a esta problemática, y ante la imposibilidad de ejecutar el contrato adjudicado". Esta se justifica, según se indica en el informe, porque se trata de un equipamiento público de interés general para el municipio, por el que se lleva esperando mucho tiempo. "Se trata de una actuación de interés general que pretende dotar a Santa Cruz de Tenerife de unas instalaciones deportivas públicas acordes con la entidad de la ciudad. Esta actuación lleva gestándose desde 2002 y fraguó en el año 2018 con la adjudicación del contrato, pero las vicisitudes en los tribunales y, después, la anulación del PGO la han retrasado". El proyecto se llevará a cabo a través del área de Infraestructuras, que dirige el concejal nacionalista Dámaso Arteaga.

El objetivo de la ordenanza provisional es modificar, "con un procedimiento ágil, la ordenación vigente de la parcela de titularidad pública del Palacio Municipal de Deportes para hacer posible su reforma y ampliación, de conformidad con las condiciones que fueron impuestas en el contrato adjudicado el 17 de septiembre de 2018, cuya validez ha sido confirmada por los tribunales", se señala desde Urbanismo. Y es que la adjudicación del contrato por parte del Ayuntamiento a la entidad Go Fit, tras resolverse la licitación, tuvo que enfrentarse a un largo proceso judicial, debido al recurso presentado por otra empresa. Una vez que este se resolvió y se estableció la legalidad del procedimiento, la ejecución de esta obra volvió a quedarse en suspenso, esta vez debido a la anulación del PGO de 2013.

Las otras dos alternativas que tenía el Ayuntamiento capitalino para poder ejecutar este proyecto consistían en la modificación "menor" del actual planeamiento (adaptación básica de 2005 del PGO de 1992) o en la espera hasta que se apruebe el nuevo Plan General de Ordenación. Sin embargo, "con estas dos alternativas no se podría dar respuesta a la problemática detectada en un plazo razonable para que pueda cumplirse el contrato adjudicado", se establece en el informe.

La Gerencia de Urbanismo explica que se podrán redactar ordenanzas provisionales para modificar el PGO "en caso de extraordinaria y urgente necesidad pública o de interés social, de carácter sobrevenido, que requiera de una modificación de la ordenación territorial o urbanística, a la que no se pueda responder en plazo por el procedimiento ordinario de modificación menor del planeamiento".

Dado que la parcela del Palacio Municipal de Deportes se encuentra inserta en la delimitación del Sistema General de Parque Deportivo, que abarca también el Estadio Heliodoro Rodríguez López, el campo de fútbol Juan Santamaría, viario público y aparcamientos, se propone su separación, "constituyendo el ámbito de esta ordenanza provisional la parcela del Palacio así como el viario público circundante, es decir, las calles de La Mutine y Doctor Fernando Barajas Prat".

La edificación no tiene limitación máxima de ocupación, altura ni edificabilidad. No obstante, el proyecto deberá justificar la congruencia de la construcción con los requerimientos del uso y con la morfología urbana del entorno. Los espacios libres de la parcela, resultantes de la separación a linderos o retranqueos, deberán acondicionarse y ajardinarse, así como disponer de arbolado en aquellas superficies donde lo permita el uso principal.

Derribo de toda la zona anexa al Pabellón Quico Cabrera

El proyecto del Palacio Municipal de Deportes, impulsado por el área de Infraestructuras, que dirige el concejal nacionalista Dámaso Arteaga, incluye, entre otras actuaciones, la ampliación en casi el doble de su superficie del pabellón Paco Álvarez, con canchas homologadas de baloncesto, voleibol y fútbol sala. También habrá un graderío, nuevos vestuarios y zona comercial. Se habilitarán una sala polivalente de fitness, pistas de squash y aparcamientos. Para ello, se procederá al derribo de toda la zona anexa al Pabellón Quico Cabrera, formada por la Piscina David González, el Pabellón Paco Álvarez, la construcción inacabada que se encuentra en la calle Eduardo Zamacois, y las pistas de tenis.

Con respecto a las pistas de tenis, se informa de que serán trasladadas a Tío Pino, por lo que tendrán que ser construidas antes de iniciar las obras del Palacio Municipal de Deportes. Estas crearán un nuevo complejo deportivo junto al Quico Cabrera, que tendrá un nuevo pabellón. Está previsto que el pabellón sea gestionado directamente por el Ayuntamiento de Santa Cruz, mientras que de la zona de agua y de la de fitness (gimnasio) se encargará la empresa Go Fit. En definitiva, se procederá a la transformación de toda la manzana deportiva de Tomé Cano.

Compartir el artículo

stats