Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife destina 204.000 euros a la rehabilitación de la Casa Taucho

Salen a licitación las obras que dotarán a la ciudad de un nuevo espacio social y cultural

Casa Taucho, en Santa Cruz. Andrés Gutiérrez

El Ayuntamiento de Santa Cruz destinará 204.000 euros a la rehabilitación de la polémica Casa Taucho, situada en el número 64 de la calle General Serrano. El área de Infraestructuras, que dirige el edil nacionalista Dámaso Arteaga, ha sacado a licitación, tras un largo proceso administrativo que se ha prolongado durante unos cuatro años, la ejecución de las obras que dotarán a la ciudad de un nuevo espacio cultural y social.

Ese inmueble, una antigua vivienda unifamiliar de principios del siglo XX, pasó a ser propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social en 1977, pero esta no desarrollaba ninguna actividad en dicho edificio. A partir de 1990, un grupo de jóvenes comenzó a utilizar la casa para reunirse y para realizar diferentes actividades culturales y vecinales, ocupación que se mantuvo hasta 2018, aproximadamente. La entonces conocida como Centro Social Okupado (CSO) Casa Taucho protagonizó en numerosas ocasiones las portadas de los periódicos, ante los intentos de desalojo que se llevaron a cabo, en los que tuvo que intervenir la Policía. La intermediación del propio Ayuntamiento chicharrero y la presión de los vecinos del barrio de Duggi, que apoyaban a los jóvenes, lograron frenar el desalojo ordenado por la Tesorería de la Seguridad Social.

Tras varios meses de negociación, el Ayuntamiento de Santa Cruz y el citado organismo alcanzaron un acuerdo, y en noviembre de 2017, la Junta de Gobierno local aprobó aceptar la cesión de uso de la Casa Taucho. El Consistorio chicharrero se comprometía a ejecutar la rehabilitación del inmueble, pues este no se encontraba en las mejores condiciones. El edificio dejó de ser seguro para acoger cualquier tipo de actividad.

El proyecto técnico para la ejecución de la reforma del inmueble fue aprobado en junio de 2021. En este se indica que en la actualidad, la Casa Taucho se encuentra «en un estado de abandono importante» que impide su habitabilidad y presenta «serios problemas de seguridad estructural». En agosto se ordenó la tramitación del expediente para proceder a la contratación de las obras de rehabilitación, la cual acaba de salir a licitación. Las empresas interesadas pueden presentar sus propuestas hasta el 1 de febrero. Una vez que se adjudiquen los trabajos, estos deberán llevarse a cabo en un plazo de 8 meses, según explica a El DÍA el concejal de Infraestructuras, Dámaso Arteaga.

El edil recuerda que este inmueble está incluido en el Catálogo de Edificios y Espacios Protegidos Municipales, como edificio de interés histórico o arquitectónico, por lo que «se precisa contar con empresas que cuenten con unas mínimas condiciones que garanticen una experiencia suficiente en la ejecución de este tipo de actuaciones».

Arteaga explica que el proyecto consiste en la reforma de «toda la edificación para garantizar las condiciones de estabilidad estructural, de seguridad y de habitabilidad del edificio, para que pueda ser utilizado para actividades culturales y sociales». Se creará un «espacio unificado que relacione el cuerpo principal de la casa con el patio y anexo trasero». La planta alta se mantiene con la compartimentación existente, es decir, las tres salas y el vestíbulo de llegada y partida hacia la cubierta, que seguirá siendo transitable.

La rehabilitación de la Casa Taucho también incluye la demolición de algunos elementos, como el casetón de cubierta, pues «presenta grietas de grandes dimensiones»; la cubierta de la sala de office, y los pavimentos. Asimismo, se llevará a cabo el saneamiento de aguas negras y pluviales hasta la acometida a la Red General de Alcantarillado.

En el proyecto se destaca que la estructura de madera del inmueble presenta un estado de deterioro importante producido por termitas, que «se da de forma generalizada en todo el forjado». «Este hecho, unido a la existencia de distintas maderas de sustitución en el tiempo, de dudosa calidad, plantean la alternativa de sustitución integral de la estructura de madera actual».

El patio trasero se destinará al desarrollo de las actividades colectivas más multitudinarias, por lo que «se le va a cualificar y dignificar en la intervención, creando tres subespacios: el patio con escenario, el porche cubierto, y el tagoror o espacio más recogido".

Compartir el artículo

stats