Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva Ordenanza de Residuos de Santa Cruz penalizará a quienes más contaminen

Díaz Guerra prevé que el texto entre en vigor en verano

Uno de los contenedores marrones instalados en Santa Cruz. María Pisaca

La nueva Ordenanza Municipal de Residuos de Santa Cruz de Tenerife incrementará la cuantía de las sanciones para las infracciones que se comentan en la ciudad en materia de limpieza y recogida de basura. Asimismo, se establecerán nuevas tasas para los ciudadanos y las empresas, de manera que estas «recojan el coste del servicio y sean más personalizadas». Esto significa, según explica el concejal de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra, del PP, que se bonificará y premiará a aquellos vecinos y entidades que «realicen las prácticas adecuadas» y se penalizará a quienes no las lleven a cabo, «haciendo efectivo de esta manera el principio de quien contamina paga». Por ejemplo, el Ayuntamiento premiará, a través de la nueva ordenanza, a quienes utilicen los puntos limpios o a quienes utilicen el servicio de recogida selectiva de residuos orgánicos, es decir, el contenedor marrón.

Díaz Guerra prevé que la nueva Ordenanza de Gestión de Residuos y Limpieza Viaria de Santa Cruz de Tenerife sea aprobada de manera definitiva y entre en vigor durante el verano, «por lo que seremos los primeros en España en adecuar la ordenanza municipal a la Ley de Residuos, aprobada en el Congreso de los Diputados en diciembre». «En el plazo de un mes tendremos el texto definitivo del borrador. A continuación, lo someteremos a información pública para que quienes lo deseen puedan presentar alegaciones. Los siguientes pasos serán la aprobación inicial y definitiva», comenta el también primer teniente de alcalde.

El concejal de Servicios Públicos destaca a EL DÍA que la nueva ordenanza actualiza y adapta a la realidad, así como a la normativa vigente, el texto municipal que fue aprobado en 2001, «el cual ya se ha quedado desfasado». Entre las novedades que se introducen se encuentran el incremento de las sanciones, que según la nueva Ley de Residuos nacional pueden llegar hasta los dos millones de euros, y una «mejor definición de las infracciones», con el objetivo de corregir las conductas infractoras en esta materia; la delimitación «clara» de las recogidas de residuos de carácter municipal, procediendo a una nueva valoración de las recogidas de basura de competencia pública y de las de competencia privada; y la implantación del principio de «quien contamina paga», haciendo recaer, a través de las tasas, los mayores costes de la gestión de los residuos en aquellos que los generen o que no realicen las prácticas adecuadas, y bonificando y premiando a quienes sí las practiquen.

En este sentido, Guillermo Díaz Guerra, explica que se realizará un estudio del coste del servicio para que este recaiga en quienes más contaminan, por lo que «las tasas serán más personalizadas; lo que no es lógico es que pague lo mismo, por ejemplo, un hotel que una cafetería». Se incrementarán las tasas a quienes generen un mayo coste en la gestión de los residuos, apunta el edil. Los detalles sobre las tasas y sobre las sanciones para que quienes cometan infracciones podrán conocerse una vez que sea publicado el borrador del texto, lo que se prevé que ocurra en el plazo de un mes.

Guillermo Díaz Guerra, concejal de Servicios Públicos en la capital. Carsten W. Lauritsen

Por otro lado, la nueva ordenanza introducirá la planificación municipal en la gestión de residuos, a través de programas de prevención y gestión de residuos; delimitará los derechos y obligaciones de la ciudadanía, empresas e instituciones; regulará las recogidas de residuos de carácter solidario o medioambiental; impondrá obligaciones en materia de gestión de residuos en los grandes eventos celebrados en los espacios públicos, como carnavales, conciertos o festivales; introducirá medidas específicas de prevención en materia de limpieza viaria; y reforzará la capacidad de inspección y control, con el reconocimiento de la cualidad de autoridad pública a los inspectores.

Tablets por usar los puntos limpios

Mientras se aprueba y entra en vigor la nueva Ordenanza Municipal de Residuos de Santa Cruz de Tenerife, lo que el Ayuntamiento prevé que ocurra durante el verano, el área de Servicios Públicos quiere ya empezar a probar una de las novedades que se introducirán en el citado texto: premiar a aquellos que realicen las prácticas adecuadas en materia de limpieza y gestión de basura. Por ello, y según lo anuncia el concejal de Servicios Públicos y primer teniente de alcalde, Guillermo Díaz Guerra, del PP, el Consistorio chicharrero ha solicitado autorización al Cabildo de Tenerife para poner en marcha un sorteo de «tablets, cámaras de fotos u otros aparatos» entre los ciudadanos que utilicen los puntos limpios ubicados en el municipio. «Desde el Ayuntamiento ya estamos trabajando en esta iniciativa, solo nos falta la respuesta de la Corporación insular, por la que seguimos esperando. La idea es que se entregue un ticket con un número del sorteo cada vez que se use el punto limpio», apunta el concejal.

Compartir el artículo

stats