Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelven a sonar las campanas de la plaza de San Francisco tras más de una década

El Obispado de Tenerife coloca la pieza que tuvo que ser retirada ante el riesgo de caída

Instalación de una de las campanas de la plaza de San Francisco, en Santa Cruz.

Las campanas de la plaza de San Francisco, en Santa Cruz, volverán a sonar tras más de una década de absoluto silencio. Así lo anuncia el párroco de la iglesia de San Francisco de Asís, Miguel Ángel Navarro Mederos, después de que este martes se volviera a colocar la campana que tuvo que ser retirada en septiembre por peligro de caída. Pero no solo se ha instalado un nuevo sistema de sujeción, mucho más seguro, sino que también se ha aprovechado esta obra para devolver a esta zona de la capital el sonido de las campanas.

A principios de septiembre, la Gerencia de Urbanismo de la capital, que dirige el edil Carlos Tarife, del PP, tuvo que proceder al vallado de la plaza de San Francisco ante el riesgo de caída de la campana principal del campanario de la sede del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), junto a la cual se encuentra la iglesia. Según indica el párroco, se habían partido cuatro de los seis enganches que sostenían la campana.

La retirada de este elemento, con el fin de instalar un nuevo sistema de sujeción, no se produjo hasta pasado un mes, debido, explica Miguel Ángel Navarro Mederos, a la tramitación burocrática que se tuvo que llevar a cabo. Finalmente este martes, tras acabar la mejora del sistema de sujeción, formado por pletinas y barras de acero inoxidable, y tras proceder a la limpieza de la campana, afectada principalmente por los excrementos de las palomas, esta fue colocada mediante una grúa.

Asimismo, destaca el párroco de la iglesia de la plaza de San Francisco, el Obispado de Tenerife ha aprovechado esta actuación para recuperar el sistema que permite que las campanas suenen. Este jueves, 30 de diciembre, a las doce del mediodía, estas volverán a sonar, para anunciar que regresan a la ciudad.

«Después de esta inauguración, las campanas sonarán en los horarios de las misas todos los días, sobre las siete de la tarde. Y una vez que se arregle el reloj, lo que prevemos que ocurra a principios de año, también sonarán a lo largo del día con las horas en punto, aunque solo en horario diurno. Aún estamos estudiando si este finalizará a las nueve o a las diez de la noche», cuenta el párroco.

Compartir el artículo

stats