Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plenilunio | Comercio y cultura para animar la ciudad

Plenilunio recupera la calle

Unas 20.000 personas responden a la llamada de la capital tinerfeña para reactivar la economía a través del ocio durante la primera fecha de las dos previstas en la iniciativa

34

Plenilunio, 4 de diciembre Andrés Gutiérrez

La novelería y las ganas de salir de chicharreros y visitantes, incluidos muchos extranjeros de paso por la Isla, superan los factores adversos, desde el frío que acompaña la tarde al largo puente festivo o las restricciones por la pandemia, rigurosamente respetadas por la inmensa mayoría de quienes optaron por disfrutar del ocio,, el deporte o la cultura en los 16 espacios habilitados. Santa Cruz recupera la calle con Plenilunio.

Plenilunio, la iniciativa de ocio, comercio y dinamización de Santa Cruz, volvió ayer a la calle dos años después, tras el paréntesis impuesto por la Covid-19. La primera de las dos jornadas programadas en esta duodécima edición obtuvo una buena respuesta del ciudadano. Novelería y ganas de salir han primado sobre los factores adversos. Por un lado, el largo puente festivo. Por otro, el frío de la tarde, que ha ido a más, después del viento fresquito y la incipiente calima de la mañana. Pero, sobre todo, ha influido la pandemia, que sigue ahí. El control del aforo, entre las estrictas medidas de seguridad sanitaria, ha originado largas colas en espacios como el parque García Sanabria. En total se han habilitado 16 zonas, la mayoría al aire libre, del Parque Marítimo a la avenida Francisco La Roche y del Museo Militar de Almeida a la plaza de España. El escenario global de 90 actividades para todos los públicos.

Plenilunio recupera la calle

La ciudad se despereza un poco antes de las once de la mañana, la hora marcada para el inicio de un Plenilunio sin luna llena. Raquel, dependienta en una tienda de ropa del centro, no esperaba demasiadas ventas «por el puente». Se equivoca a medias porque al final «no fue tan mal». A esas horas ya hay paseantes, entre ellos muchos extranjeros –el crucero Aidamar está atracado en el Muelle de Ribera–. La inmensa mayoría con la mascarilla puesta. Una visita a la Explanada de la Avenida Marítima permite ensayar el protocolo. Se entra por un lado y se sale por otro. El gel hidrológico resulta imprescindible.

Plenilunio recupera la calle

Francis e Isabel son de Melilla y curiosean por allí. No han estado nunca en la Isla y vienen «en busca de sol». No saben nada de Plenilunio pero se muestran dispuestos a aprovecharlo. Y a consumir.

Plenilunio recupera la calle

En la avenida se mueven corredores y paseantes como cualquier otro sábado. Y algún patinete que pasa muy rápido. Además de curiosos que observan los paneles de la exposición sobre la historia de CD Tenerife.

Salto a la Alameda del Duque de Santa Elena. Padres madrugadores ya han llevado allí a sus niños. En el escenario se canta y se juega. O sea, Cantajuegos. La mítica Hola don Pepito, hola don José suena en el recinto. La música lleva durante la jornada de los eternos payasos de la tele a la electrónica o a los ritmos latinos que tanto gustan aquí. Estos últimos en la sesión de tarde y noche. No muy de noche porque falta la luna llena.

Mercadillo.

En la plaza de España se ha habilitado el Mercadillo de Navidad, el de toda la vida. Lo resume con humor Cristóbal: «Esto es un deja vu. Algunos cinturones deben estar ahí desde los años 80 y vi una mochila que ya tenia capiscada en 1991». En la cola de la entrada –la salida es hacia el Cabildo– está Raúl. Opinan: «Hay más o menos gente pero un ambiente raro y frío». Lógico con la Covid-19 presente y más aún con los datos recientes. Hay quien valora al respecto: «No conozco a nadie que haya tenido la enfermedad». Pero prácticamente todos con la mascarilla puesta. Por si acaso. Este fue también el espacio reservado a las tradiciones canarias y las parrandas folclóricas. Pasaron más de 3.600 personas.

Gastronomía y circo.

El parque García Sanabria es esta vez el referente de la gastronomía (67 puestos). Por allí transitan 9.000 personas hasta las cinco de la tarde. Sobre las tres la cola para acceder al paseo donde se sitúa Le Good Marquet le da la vuelta a la estatua de la Fecundidad, en la Fuente central. Adrián y Jorge afirman que «no queda otra» porque son los últimos de la fila en la confluencia con la senda hacia la calle Numancia. Allí se ubica el mercadillo de tendencias con bastante público a esa hora. Otros, con menos paciencia, renuncian a hacer la cola «para tomar una cerveza». Cerca, en la plaza del Príncipe el fue del circo a la salsa. Por la mañana, el mayor espectáculo del mundo y en la sesión de tarde, el son y la guaraca impusieron su ley. En total habían pasado por allí unas 400 personas hasta las 17:00.

Unas 800 personas consiguen un trabajo temporal en estas jornadas de dinamización

Empleo.

En estos dos días unas 800 personas accederán a un trabajo temporal. Los operarios de una empresa de atrezzo hacen su desayuno-almuerzo, brunch lo llaman los finos, en el histórico Míster Smile de la plaza de la Candelaria. Este entorno se divide en dos espacio. Desde el mar en sentido Castillo aparecen las tiendas de la acampada por una vivienda digna con más de centenar y medio de días allí. Justo en la frontera con la zona de ludoteca y juegos para los más pequeños. Contraste. Calle Castillo arriba llaman la atención los carteles vivientes del Plenilunio. Debajo están Nuria y César que soportan en su espalda un peso «relativamente grande». De las 10:30 a las 20:30 con un descanso para comer. Valoran: «Hay gente, entre ellos muchos extranjeros, sobre todo alemanes por e crucero». Afirman que «nos piden sobre todo información».

Encuesta.

El alcalde, José Manuel Bermúdez y el concejal de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, apuestan por la recuperación de la actividad económica y el empleo desde el impulso a la restauración, el comercio y el ocio. Las cifras les han dado la razón. A las 17:00 horas se habían realizado 276 encuestas en la calle. El 89% de los paseantes son de Tenerife –el 48% de Santa Cruz y el 19% de La Laguna–, mientras el 6% viene de otra Isla y el 5% procede de la Península o el extranjero. Otorgan una nota media a Plenilunio de 9,17 sobre 10 y un 8,96 de 10 a la seguridad referente a la COVID-19. El 42% tiene entre 30 y 44 años y el siguiente tramo está entre 15 y 29, con un 31%.

Una encuesta sobre el terreno ofrece el primer balance, con un 9,17 sobre 10 de "satisfacción"

Lo retro triunfa.

Las actividades en recintos cerrados han tenido también éxito en cuanto a asistencia de público. Por ejemplo, el recorrido por la historia de la fiesta de la máscara chicharrera en la Casa del Carnaval (100 visitantes), la programación del Museo de Naturaleza y Arqueología (300) o la del Museo Militar de Almeyda, donde tuvieron lugar dos recreaciones históricas que congregaron a más de 600 personas. Otras 400 asistieron a las actividades culturales en la Capitanía General del Mando de Canarias con la apertura del salón del Trono, en un año de aniversario (fue construida en 1891). Pero la palma se la llevó el Centro de Arte La Recova donde 400 visitantes acudieron a conocer las exposiciones y juegos de Santa Cruz, el despertar de lo retro. Ana limpiaba una de las viejas consolas y resumía: «Ha venido público de todas edades. Los que quieren recordar, los que no conocían y los curiosos». Lo corrobora Jacobo, vigilante de seguridad que se inició con estas máquinas en los vídeojuegos. Valora: «Mucha gente, sobre todo por la tarde y bastantes niños».

Imeldo Serís.

La jornada era especial para los comerciantes de la recién reabierta calle Imeldo Serís. A las siete y media de la tarde apenas quedaban unos cuantos abiertos, pero, en general, la jornada les fue bien. Lo resalta Yerae –así, con la e final– , de la tienda Oldboy Outlet: «Ha sido genial, ha entrado mucha gente y es una esperanza para la campaña de Navidad».

Compartir el artículo

stats