Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COMERCIO | La capital del 'Black Friday'

Un viernes que dura cuatro días

Las grandes superficies y el pequeño comercio son optimistas en el inicio de la campaña de Navidad, que coincide con la apertura comercial de mañana y el ‘Ciber Monday’

36

Black Friday en Santa Cruz de Tenerife María Pisaca

Las lluvias y el ‘Black Friday’ colapsaron por la mañana la entrada a la capital, con especial incidencia cerca de las grandes superficies. Las precipitaciones llevaron a los clientes a buscar refugio en las galerías comerciales, donde se ofertan descuentos de entre el 20% y el 50%. Los pequeños empresarios aprovecharán el tirón de este fin de semana y hasta han trasladado al lunes su campaña de flores de Pascua. 

Los pequeños y medianos empresarios y las grandes cadenas se confían al Black Friday o Viernes Negro como la tabla de salvación del año, no en balde en este día, que en realidad dura cuatro, es muy importantes en cuanto a ventas se refiere en todo el año, como destaca Abbas Moujir, presidente de Fauca (Federación de Áreas Urbanas de Canarias).

El hecho de que el inicio de la campaña de Navidad se viera pasado por agua ayer no provoca inquietud entre pequeños comerciantes, como los de Zona Centro, que, después de casi dos años, han demostrado su capacidad para reinventarse, lo que lleva a la gerente de la referida área comercial abierta, Ruth Dorta, a mostrar su reconocimiento y admiración por las iniciativas que lideran para plantar cara a los tiempos del covid. Ayer mismo tenían previsto retomar, veinticuatro meses después, la campaña de las flores de Pascua, que consiste en regalar un pétalo a los clientes de los establecimientos del casco de Santa Cruz para su posterior canje por una planta navideña. No se hizo ayer por la lluvia, pero se ha trasladado al lunes, cuando en realidad acabará este puente comercial, que arranca con el Viernes Negro y se prolonga hasta el Ciber Monday, aprovechando precisamente que mañana, domingo, será el primero en el que los establecimientos abrirán para facilitar las ventas de cara a las próximas fiestas.

Las ventas de Navidad son como la energía –en este caso para la economía local– que no se destruye, aunque llueva. Como vasos comunicantes, se desplaza del pequeño comercio a las grandes superficies, donde muchos decidieron refugiarse del agua hasta provocar atascos al inicio de la jornada, sobre las diez horas, así como después de las tres de la tarde.

El jefe de Comunicación de El Corte Inglés, Alfredo Medina, precisa que hay dos momentos punta en cuanto a afluencia de clientes, que abarcan de 12:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas. Aunque el optimismo no invitaba ayer a tanto, en especial por las lluvias caídas durante la mañana y el tiempo frío de la tarde, lo cierto es que esta cadena nacional afrontó la jornada comercial como si de la víspera de Reyes se tratara, pues su horario de cierre lo prolongó hasta las 23:30 horas. Y con las correspondientes campañas para intentar sembrar para recoger. En la sección de moda femenina, el jueves se ofrecían descuentos del 25% con la garantías de que se aplicarían entre ayer y hoy en compras superiores a 30 euros. Algo similar ocurría en juguetería, donde el cliente se beneficia del descuento del 26 de diciembre al 3 de enero.

Esta iniciativa comercial que comenzó en la década de los años veinte del siglo pasado en EEUU para revitalizar el sector comercial y que llegó a España ochenta años después, ha calado en la población, explica Abbas Moujir, quien recuerda que esta campaña se organizaba el viernes siguiente al día de Acción de Gracias, precisamente para transformar los números rojos que arrastraban los empresarios en números negros gracias a las ventas navideñas.

El Black Friday se instauró en Santa Cruz de Tenerife en 2013, de la mano de Zona Centro y el apoyo de la Sociedad de Desarrollo, cuando ya muchas franquicias y grandes superficies lo promovían. Comenzó como un día y se ha ampliado a una semana, si bien el viernes es cuando se registra el mayor número de ventas.

La lluvia no apagó la ilusión ni sembró la preocupación del pequeño comerciante, esperanzado en un efecto llamada y, en especial, en el reencuentro con los clientes después de dos años marcados por la pandemia.

No hay desabastecimiento

A eso se suma el miedo al desabastecimiento entre parte de la población, que ha llevado a muchos clientes a buscar los juguetes de moda que piden los más pequeños de la casa, como ocurre esta Navidad con Ani y Ona, que trae de cabeza a más de un padre o abuelo en busca de satisfacer el deseo de la carta de los Reyes.

«No había grandes colas, pero estaban los clientes esperando a que se abrieran las puertas», explicó Alfredo Medina, de El Corte Inglés, que desterró la imagen que quedó en el pasado cuando se abrían las puertas de los grandes establecimientos comerciales y entraba una muchedumbre.

El Viernes Negro es el pistoletazo de salida de la campaña comercial de Navidad, que antes se hacía coincidiendo con el puente de diciembre. Muchos establecimientos han decidido poner, desde el lunes pasado, descuentos que en la mayoría de los casos ronda el 20%, aunque se puede ampliar hasta el 50%. En el Centro Comercial Meridiano, Ana se daba por satisfecha con el descuento del 20% que aplica la franquicia H&M. El presidente de la Federación de Áreas Urbanas de Canarias recuerda que se trata de un incentivo para comprar, coincidiendo con el arranque de la campaña, que nada tiene que ver con las rebajas que se aplican al cierre de la temporada para rematar la mercancía que no se ha vendido aún.

«Existe una tendencia a anticipar las compras», es otra de las afirmaciones categóricas de los representantes del sector comercial, que recuerda el temor de algunos a que según se aproximan los días grandes de la Navidad se suba el precio de los productos. «El miedo al incremento de precios en plena campaña no pasa, y menos en el pequeño comercio, que no tiene capacidad para estar eligiendo los productos a los que subir o bajar los porcentajes de descuentos», explica Moujir. Reitera que «se trata de un incentivo dentro de la campaña comercial para ampliar las posibles ventas».

Que el Viernes Negro cuadruplica sus 24 horas es una realidad que asume el jefe de Comunicación de El Corte Inglés, quien apostilla que «nosotros inventamos la Semana Fantástica que duraba quince días», mientras ríe.

Lo que comenzó como un acicate a las ventas para los pequeños y mediamos comercios ha marcado tendencia en otros sectores, como el automovilístico o las agencias de viajes, donde el Black Friday se prolonga casi un mes. Ruth Dorta, de Zona Centro, se rinde ante el auge de la tecnología, los productos más demandados en estas fechas navideñas, desde máquinas de videojuegos a terminales móviles. Medina asegura que aunque Papá Noel ha ganado peso en la campaña comercial, como evidencian las ventas de la víspera, los Reyes Magos mantienen la supremacía. Eso sí, la electrónica ha desbancado al mecano.

Compartir el artículo

stats