Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | Vistabella

El riesgo de caminar sin aceras

Carreteras ya tiene el proyecto y resta que el ayuntamiento ponga a disposición el suelo en el exterior de las viviendas

9

Un vecino denuncia el estado de abandono de la carretera Santa Cruz - La Laguna Andrés Gutiérrez

Vecinos de Vistabella recuerdan que hace siete años realizaron una recogida de firmas en demanda de aceras y semáforos en la carretera Santa Cruz-La Laguna, en el tramo comprendido entre la Cervecera y el Mirador, y esperan se ejecuten por el riesgo para usuarios del hospital, guarderías y colegios.

Vecinos y usuarios de la carretera insular que se localiza entre la zona de la Cervecera, cerca de la Vuelta de los Pájaros, y el Mirador de Vistabella, recuerdan al Cabildo de Tenerife el compromiso adquirido y anunciado el pasado mes de marzo para resolver la inseguridad en la que transitan los peatones y las familias que frecuentan desde la Clínica San Juan de Dios, a residencias de mayores, guarderías o colegios.

No se trata de una nueva demanda, explica Héctor Rodríguez, que precisa que en el año 2015 emprendió una recogida de forma en la plataforma Change.org que se tradujo en el compromiso que adquirió el entonces presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, para resolver la falta de aceras en el lugar, con el compromiso de instalar semáforos.

De la mano de Héctor Rodríguez, el visitante toma contacto con una vía que registra un alto volumen de tráfico, donde los peatones se pelean por hacerse sitio entre los pocos arbustos que existen en la zona o por lograr sortear con sus hijos el angosto trayecto delimitado por una raya casi diluida por el paso del tiempo que acota el paso de los vehículos del arcén que se reserva para transitar. Es una zona de paso fija discontinua, porque no se garantiza un tránsito peatonal continuo que se pierde según pasan los metros, con ancho irregular, que impide caminar dos personas a la vez.

Queremos Movernos también ha advertido de problemas al no estar adaptadas ni las paradas de guagua

decoration

Desde la zona de la carretera Santa Cruz-La Laguna donde se ejecutó la mejora en el municipio de Aguere hasta el suelo que pertenece a la capital chicharrera, Héctor Rodríguez advierte que faltan algunos metros que cubrir. «La obra parece que no se llevó a término hasta donde comenzaba Santa Cruz», advierte. Ya desde el mirador de Vistabella, donde arranca el municipio chicharrero hasta la Vuelta de los Pájaros la acera está en vías de extinción o no existe. «Cuando realizamos la recogida de firmas recibimos unos ochocientos apoyos, y el entonces presidente Carlos Alonso encargó el proyecto». Tras el cambio político al frente de la Corporación insular, Héctor Rodríguez reconoce que los nuevos gestores asumieron el reto de ordenar el tráfico, generando aparcamiento, con semáforos, para garantizar la seguridad de la zona, que en reiteradas oportunidades ha sido objeto también de las críticas del colectivo Queremos Movernos porque es una zona inaccesible para el tránsito con personas con movilidad reducida, además de los problemas que deben sortear los usuarios que se trasladan en guaguas a unas paradas que no están adaptadas.

Desde el área de Carreteras del Cabildo de Tenerife se precisa que el proyecto para intervenir en esta vía insular ya está redactado y tiene un presupuesto que ronda los once millones de euros, a la vez que recuerda que es necesario la participación del Ayuntamiento de Santa Cruz, administración que tiene que poner a disposición el suelo que pasa junto a las viviendas de la zona donde se deben habilitar las aceras. Eso pasa porque la Corporación municipal resuelva esa situación con los propietarios y lo ponga a disposición del Cabildo. Mientras, los peatones ven cómo su vida está en riesgo cada vez que transitan esta vía.

Compartir el artículo

stats