Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | Salud Bajo

Viviendas Municipales, a vecinos del Camino de La Ermita: «No están solos»

El concejal Juan José Martínez garantiza el apoyo desde el Ayuntamiento a los vecinos hasta que finalice el desalojo

Reunión de responsables políticos con los vecinos afectados por el desalojo en Camino de La Ermita E. D.

Servicios Públicos y Viviendas Municipales se encargan de dar cumplimiento al mandato del alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, para sanear la ladera del Camino de La Ermita, proceder al desalojo de las tres familias afectadas por el riesgo de desprendimientos de piedras sobre sus viviendas y garantizar su realojo.

En la Junta de Gobierno del pasado lunes se acordó la declaración de emergencia a través de la encomienda de los trabajos que se realizó a Servicios Públicos para encargar la intervención en la montaña que se levanta junto a la vera del barranco de Santos, mientras que Viviendas Municipales se encargará de gestionar los alquileres para garantizarle una casa a las tres familias afectadas.

Aunque fue el pasado viernes cuando el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, decretó el inmediato desalojo de las familias de las viviendas amenazas por la caída de piedras, el ayuntamiento comunicó ayer a la autoridad judicial dicha resolución, dado que los vecinos continúan en sus casas.

Desde la tarde del pasado lunes, tanto el edil de distrito Salud-La Salle y también de Urbanismo, como los titulares de Viviendas Municipales, Juan José Martínez, y del IMAS, Rosario González, intensificaron los contactos con los representantes de las tres familias afectadas, con las que se reunieron por la tarde en la Gerencia de Urbanismo. Durante la conversación, el responsable de Viviendas Municipales, Juan José Martínez, les garantizó a los vecinos que «no están solos y el ayuntamiento de Santa Cruz estará a su lado mientras dure este procedimiento, hasta que se culmine con el realojo».

Desde Viviendas Municipales se ha habilitado una partida total de 50.000 euros para poder afrontar los gastos de alquileres y se ha planteado la posibilidad de que las propias familias busquen la vivienda que se ajuste a sus necesidades siempre que la renta oscile entre seiscientos y ochocientos euros. De esta forma se abre a las tres familias otra posibilidad diferente a ir a los pisos que tiene el IMAS en el barrio de La Salud y que no fueron de su agrado.

Por este motivo, vecinos y responsables políticos y técnicos quedaron emplazados para buscar dos pisos de alquiler, mientras que para la vecina de 86 años, que padece cardiopatía y problemas de movilidad, se planteó un recurso alojativo en un hotel, tanto para ella como para su hija.

Una vez se comunicó ayer a la Justicia la orden de desalojo, se intensifica la búsqueda de los pisos de alquiler para evitar que el magistrado obligue a los vecinos afectados a dejar sus viviendas sin que todavía se haya logrado cerrar el alquiler de las viviendas alternativas para los desalojados.

Desde Viviendas Municipales insisten en que desde que se recibió la encomienda de parte de la Junta de Gobierno se ha habilitado todo el protocolo. Si la autoridad judicial dictamina el desalojo antes de que estén los alquileres, desde el IMAS están previstos los recursos para que las familias dejen su vivienda y se instalen de forma provisional en esos pisos hasta que luego se trasladen a las otras pisos de alquiler. Ayer mismo una de las familias afirmó que ya había localizado dos alternativas –una en La Salud y otra en María Jiménez– y estaba a la espera de mantener contactos con la Concejalía de Viviendas Municipales para informarse sobre cómo deben continuar los trámites. También hoy se espera avanzar en este sentido con otra familia para garantizar el alojamiento.

En la encomienda de la Junta de Gobierno, Viviendas Municipales tiene ya disposición presupuestaria para depositar tanto la fianza como los meses que se les solicite para garantizar el alquiler a las familias que deben desalojar para garantizar su estancia en pisos de alquiler donde podrán permanecer con cargo a los fondos públicos hasta que finalice el saneamiento de la ladera y se proceda al retorno de las familias a sus hogares en las mismas condiciones que en la actualidad.

También se ha acordado mantener cada lunes una reunión entre los concejales del IMAS y Viviendas Municipales para realizar un seguimiento a la situación en la que se encuentran las familias, así como para cubrir cualquier posible necesidad, precisó el concejal Juan José Martínez.

Compartir el artículo

stats