Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concentración en La Candelaria

La Acampada de la Dignidad pide el amparo del Diputado del Común ante los 'ataques verbales' de algunos políticos

Los portavoces rechazan la discriminación y aporofobia que dicen soportar por reclamar una vivienda digna

Miembros de la Plataforma de la Dignidad que demandan una vivienda. María Pisaca

Representantes del casi medio centenar de personas que permanecen acampadas en la plaza de la Candelaria en demanda de una vivienda digna acudieron en esta mañana a la Diputación del Común para solicitar su amparo ante los 'ataques verbales' que atribuyen al primer teniente de alcalde de Santa Cruz, Guillermo Díaz Guerra, así como a Carlos Tarife, responsable de Urbanismo, en lo que consideran una campaña que han emprendido hace unas semanas, y de la que ha tomado parte, según el colectivo, la gerente de Zona Cetro, Ruth Dorta.

Eloy Cuadra, portavoz de la Acampada por la Dignidad, formalizó la presentación de la denuncia por discriminación y aporofobia porque considera que se está discriminando a las personas que ejercer su derecho a manifestarse en defensa de una vivienda digna, después de hacer constar que “tenemos permiso de la Subdelegación del Gobierno” para continuar con la concentración en la plaza de la Candelaria. De hecho, aportan la comunicación que ya formalizaron el 2 de noviembre de cara a continuar con su protesta en el mes de diciembre.

El portavoz recordó que existe jurisprudencia del Tribunal Constitucional incluso en un caso que tuvo lugar en la plaza de la Basílica, en Candelaria, donde se le reconoció el derecho a manifestarse con una caseta de campaña.

Cuando comenzamos las movilizaciones ante la Presidencia del Gobierno, el alcalde Bermúdez nos aseguró que no nos había falta permiso, si bien nosotros tramitamos la comunicación ante la Subdelegación del Gobierno, como ha ocurrido hasta la fecha”, y también incluyen en la protesta formalizada ante el Diputado del Común al alcalde, por ser partícipe de la campaña de desprestigio que entiende que han emprendido algunos políticos y empresarios contra los campistas.

“La gerente de Zona Centro nos ha llegado a acusar de ser la ruina de los comercios, y cuando preguntamos a algún periodista sobre los motivos que esgrime para hacer tal afirmación se refiere a que los clientes no quieren ver pobres”, un argumento que rechazan desde la Plataforma de la Dignidad.

Nos acusan de obstaculizar el tránsito en la plaza de la Candelaria pero sin embargo no tienen la misma preocupación con los patinetes o las terrazas de los bares”, añade Eloy Cuadra. “No se puede frivolizar ni mentir diciendo que la gente nos teme”, añade para recordar que cerca de medio centenar de personas participa en la protesta, pero son centenares de familias las que están afectadas por la misma situación en toda la Isla. "Santa Cruz tiene 150 kilómetros cuadrados y nosotros ocupados 200 metros cuadrados", dijo Eloy Cuadra.

“Si siguen frivolizando puede ocurrir cualquier cosa, como intentaron hace un mes en una caseta de campaña que estaba en la plaza de la Candelaria”, apostilló Eloy Cuadra, que recordó que el otro portavoz del colectivo, Lolo Dorta, participará en el pleno del viernes en una moción que elevará Unid@s Podemos para pedir la implicación del ayuntamiento en esta demanda.

Pendientes de Visocan

Junto a Eloy Cuadra acudieron a formalizar la denuncia ante la Diputación del Común Yeray Palmero y Lorena Serrano, dos de los okupas de los veinte pisos de El Tablero que el pasado mes de agosto la empresa pública Visocan se comprometió a adquirir.

Yeray Palmero, uno de los primeros afectados que solicitó la ayuda de Eloy Cuadra para hacer oír la voz de los afectados de las familias afectadas por los desalojos, mostró su malestar porque algunos están más preocupados en que no se puedan poner las luces o el escenario en la plaza de la Candelaria porque hay una acampada y se olvidan de que hay familias que no saben dónde van a pasar esta Navidad porque no tienen un techo. “Me gustaría preguntarle al señor Díaz Guerra, si él estuviera en nuestro caso, ¿qué le preocuparía más: las luces y el escenario o tener una vivienda digna?”. “¿Por qué no piensan en los niños que se van a quedar en la calle?”, se preguntó.

A su lado, Lorena Serrano, una madre coraje, como la presentó Eloy Cuadra, que junto a su pareja se trasladaron a la Península en busca de un tratamiento médico para su hijo, de 9 años, que padece una discapacidad, perdieron el trabajo y se quedaron en la calle, “cuando lo único que han hecho es luchar por niño, que ha superado 26 operaciones.

“No estamos de fiesta en la plaza de la Candelaria”, dijo Eloy Cuadra, que recordó que los problemas de la vivienda es un proyecto que afecta a miles de canarios.

Compartir el artículo

stats