Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | Anaga

Vecinos de Anaga piden la grúa y no muros como solución al tráfico

La consejera de Medio Ambiente asume la propuesta de buscar un solar que sirva de aparcamiento y poner guaguas lanzaderas

La consejera de Medio Ambiente presidió la reunión con los representantes de los caseríos de Anaga. E. D.

Presidentes y representantes de los caseríos de Taborno, Las Carboneras (La Laguna), Afur, Roque Negro y Casas de la Cumbre así como de la asociación de mayores Quinteto expusieron ayer a la consejera insular de Medio Ambiente, Isabel García, su inquietud y propuesta de soluciones al caos circulatorio que afecta en especial a la zona de la Cruz del Carmen –competencia del Ayuntamiento de La Laguna–, así como a la Degollada de las Hijas, ya en el municipio de Santa Cruz de Tenerife.

García explicó que está en coordinación con los responsables de ambos municipios y precisó que emplazó a su homólogo lagunero, José Luis Hernández, a un futuro encuentro para abundar en las demandas vecinales, haciendo constar que La Laguna estudia la posibilidad de contratar personal –con lo que se generaría empleo, dijo– para controlar el cumplimiento de los estacionamientos limitados en horario en la Cruz del Carmen.

La ‘cumbre de Anaga’ celebrada en la tarde de ayer obedece a la inquietud de los vecinos por el caos circulatorio que provocan los visitantes en particular cuando dejan sus vehículos, en la mayoría de alquiler, estacionados en el margen de la carretera insular que sirve de acceso al Macizo por La Laguna.

Todos los representantes de los caseríos fueron tajantes a la hora de rechazar la solución del área de Carreteras del Cabildo, que anunció la instalación de muros de piedra vista para impedir los estacionamientos, a la vez que se decantaron por articular medidas que permitan conciliar la llegada de visitantes con el cumplimiento de las normas de seguridad y la prohibición de aparcar.

La dirigente vecinal de Afur, Goya Alonso, planteó combinar la presencia de la Guardia Civil, los únicos efectivos con competencias en el lugar, y habilitarles un servicio de grúas para proceder a retirar los vehículos que aparquen en el margen de la vía, después de que previamente se coloque una señalización que advierta de la prohibición de estacionar en el lugar y el riesgo de que se retire el coche del lugar.

Antes, la dirigente de Afur planteó incluso que se pudiera ampliar el margen de la carretera, para facilitar a los visitantes un espacio para aparcar sin invadir el carril, pero esta idea fue desestimada por la jefa de servicio y anterior responsable del Parque Rural de Anaga ya que es una de las áreas más sensibles que hay que cuidar. El portavoz de Roque Negro, José Iván Rodríguez, admitió que en el pasado defendió habilitar estacionamientos en la trasera del restaurante de la Cruz del Carmen, pero que tras escuchar las explicaciones de Marina Suárez, de Casas de la Cumbre, o de las portavoces de Las Carboneras, se decantaba por la fórmula de otras soluciones.

La intervención de Pilar Rodríguez, de Las Carboneras, pareció fijar la hoja de ruta a medio plazo, a la vista de la satisfacción con la que la consejera acogió la propuesta. «Para descongestionar el centro de visitantes de la Cruz del Carmen, ¿por qué no crear otro?».

Bajo esa premisa, de nuevo la experiencia de Goya Alonso, que propuso al Cabildo la búsqueda de una parcela para ofertar aparcamientos donde dejar los coches y habilitar guaguas lanzaderas, idea que enriqueció José Iván Rodríguez, planteando la posibilidad de que en ese centro de visitantes se oferten rutas y actividades. «En esa línea estamos trabajando con la elaboración de una aplicación informática», dijo la consejera.

También Marina Suárez, de Casas de la Cumbre, demandó la necesidad de podar las ramas de los árboles que forma un túnel vegetal, advirtiendo del riesgo que suponen y de los daños que causan a las guaguas, iniciativa que respaldó otra representante de Casas de la Cumbre, que pidió la ampliación de las cuadrillas que se encargan del cuidado de las carreteras.

Ahí Goya Alonso rompió una lanza con el director insular del área, explicando que ya se ha aumentado a dos equipos de trabajo y se prevé un tercero cuando el personal que ahora coloca las defensas de madera en la carretera finalice esta labor. También Pilar Rodríguez, de Las Carboneras, y Marina Suárez, de Casas de la Cumbre, plantearon retomar un circuito circular de guaguas, para que todas vayan en la misma dirección y evitar que se encuentren dos de frentes, mientras la consejera insular dijo: «Ya he advertido que las guaguas tendrán que ser más pequeñas tarde o temprano». Queda ver cómo se materializan las soluciones al caos en Anaga.

Compartir el artículo

stats