Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife pone freno al desembarco de empresas dedicadas al alquiler de patinetes

El Ayuntamiento controlará este nuevo medio de transporte a través de la licitación de una única concesión | En la actualidad, ya hay cuatro entidades que operan en la capital

Patinetes de diferentes empresas aparcados en una céntrica calle de Santa Cruz. eldia.es

El desembarco en Santa Cruz, sin control alguno, de empresas dedicadas al alquiler de patinetes eléctricos tiene los días contados. El Ayuntamiento de Santa Cruz ha decidido poner freno a esta situación a través de la licitación de una única concesión municipal para poder operar en la capital. Así lo anunciaron este martes el alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, y la edil de Seguridad, Evelyn Alonso, de Cs. Esto significa que solo podrá desarrollar esta actividad en Santa Cruz una única entidad. En la actualidad, ofrecen este tipo de vehículos de movilidad personal (VMP) en el municipio un total de cuatro entidades, que cuentan con más de medio millar de patinetes.

«Ahora mismo existe un vacío legal al que queremos poner fin, pues no podemos sancionar a las empresas que permiten el mal uso de los patinetes eléctricos y ni siquiera sabemos quiénes son sus responsables. Además, existe un total descontrol actualmente de la implantación de este tipo de negocio en la ciudad. Por lo tanto, no solo regularemos el uso de este nuevo medio de transporte a través de la ordenanza municipal de tráfico, sino que también sacaremos a concurso público una única concesión para la explotación de este servicio de alquiler de patinetes en Santa Cruz. De esta forma, solo podrá operar en la capital y ocupar la vía pública aquella entidad que tenga autorización para ello, es decir, que haya ganado la licitación», explicó a EL DÍA el regidor chicharrero.

Bermúdez insistió en que, debido a las numerosas quejas ciudadanas que se están produciendo y al mal uso que se está realizando de estos vehículos de movilidad personal, el Ayuntamiento de Santa Cruz tiene que poner límite a la implantación sin control en Santa Cruz de estas empresas. «No puede ser que se venga a la ciudad de una manera tan anárquica a establecer una actividad económica, sin dar cuenta de la misma. Pero esto les va a durar muy poco tiempo», advirtió el primer edil.

La previsión, según informó el alcalde, es que la licitación se lleve a cabo a lo largo del próximo año, «para que antes de que termine 2022, ya solo haya una única entidad gestionando esta actividad». En este sentido, señaló que la empresa ganadora deberá comprometerse a que se cumplan todas las normas de uso de esta nueva modalidad de transporte, controlando, mediante los medios tecnológicos que sean necesarios, que los usuarios o clientes del servicio no cometan infracciones.

Sanciones por el mal uso de los patinetes

Y mientras tanto, y según recordó el regidor, se ha intensificado la vigilancia de la Policía Local con respecto al uso de los patinetes en Santa Cruz y se ha dado la orden de que la grúa municipal traslade hasta el depósito de Tres de Mayo todos aquellos patinetes que estén mal estacionados. Las sanciones por el uso indebido de este vehículo ascienden a 200 euros. «Mientras llega esta licitación, se multará a todo aquel que incumpla las normas de circulación y estacionamiento tanto para los patinetes como del resto de VMP. Es lamentable que tengamos que llegar a esto, pero lo que no puede ser es que haya patinetes por todos lados mal aparcados, que impiden o dificultan el paso de los peatones, y en concreto de las personas con movilidad reducida, o que estos se utilicen de manera temeraria, pues cualquier día puede ocurrir una desgracia», agregó Bermúdez.

Por su parte, la concejala de Seguridad, Evelyn Alonso, apuntó que el Ayuntamiento de Santa Cruz defiende este nuevo medio de transporte, «pues apostamos por una movilidad sostenible, pero tiene que implantarse en la ciudad de una manera responsable y garantizando su uso correcto». «Hemos decidido llevar a cabo la licitación de una única concesión municipal para evitar que sigan apareciendo en la ciudad, de la nada, empresas dedicadas a esta actividad que se aprovechen del vacío legal que existe», añadió.

Alonso reconoció que los patinetes eléctricos suponen un «peligro» si no se cumplen las normas de circulación establecidas para los VMP y, por ello, dijo, «también hemos intensificado la vigilancia policial». Asimismo, anunció que desde el área de Seguridad y Movilidad se está trabajando para crear zonas específicas de aparcamiento para estos vehículos.

La edil recordó, con respecto a las normas relacionadas con el aparcamiento, que los patinetes eléctricos deben estacionar, «prioritariamente», en la calzada, en los lugares donde esté permitido el aparcamiento. Deben hacerlo de forma oblicua y no impidiendo el paso desde la acera hacia la calzada. La normativa municipal permite, cuando no se pueda estacionar en la calzada, el aparcamiento en aceras y paseos siempre que cuenten con más de tres metros de ancho. No se autoriza el estacionamiento junto a la línea de fachadas de inmuebles, ni generar dos líneas de aparcamiento de estos vehículos. El estacionamiento debe hacerse también de manera oblicua respecto al bordillo de la acera, lo más pegado a límite con la calzada, sin entorpecer la apertura de las puertas de otros vehículos y dejando espacio para el paso de personas. El acceso a aceras y zonas peatonales para aparcar debe hacerse a pie y, «lógicamente», queda prohibido el estacionamiento en los tramos de acera y paseos que coincidan con una reserva para personas con movilidad reducida, carga y descarga, paradas de transporte público, pasos de peatones, vados, y puertas de acceso a viviendas y comercios. No se puede aparcar en plazas, jardines, ni calles peatonales.

En cuanto a las normas de circulación, los patinetes deben circular por la calzada, por lo que está prohibido hacerlo por aceras o zonas peatonales. Tampoco podrán circular por vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías y túneles urbanos. La velocidad máxima permitida es de 25 kilómetros por hora. Su uso está prohibido si se ha consumido alcohol, si se está hablando por el teléfono móvil, si se llevan puestos auriculares o si se transporta a otra persona.

Compartir el artículo

stats