Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | Anaga

Vecinos de Anaga rechazan muretes en la Cruz del Carmen y piden aparcamientos

Dirigentes de Montañas de Anaga reclaman coordinación entre las administraciones y más micros o guaguas lanzaderas como alternativas al caos en el tráfico del macizo

La entrada a Anaga por la Cruz del Carmen vivió ayer un domingo negro. E. D.

Los vecinos de las Montañas de Anaga son categóricos a la hora de denunciar que ayer se vivió otro domingo negro por la alta presencia de vehículos en la carretera del macizo por la Cruz del Carmen. «Lo de hoy (por ayer) fue lo nunca visto. Carreteras del Cabildo colocó unos hierros aguantando unas cintas que delimitan la zona donde ya está pintado, donde van a colocar a unos muretes, y los visitantes, en su mayoría extranjeros, llegaron con sus coches de alquiler y no respetaron esta señalización y aparcaron».

«Los coches estacionados llegaron hasta la curva de la parte alta, lo que nos obligaba a invadir el carril de bajada a quienes subimos; cualquier día va a haber una tragedia, porque nos encontramos de frente los coches que bajan y también las guaguas desde que estamos en nivel 1. Es horroroso; reclamamos una solución», cuentan.

Representantes de las asociaciones vecinales de Las Carboneras, Afur, Roque Negro, Casas de la Cumbre y Taborno aseguran que la situación ha empeorado desde el confinamiento, aunque admiten que el caos en el tráfico es un problema histórico. «Hace un mes nos reunimos con el Diputado del Común y gracias a él tuvimos una reunión con el vicepresidente del Cabildo y responsable de Carreteras, junto a sus técnicos para buscar soluciones» a la situación que se vive en la Cruz del Carmen.

«Pero hace falta que todas las administraciones afectadas se reúnan a la vez con los vecinos, que somos los perjudicados, y el encuentro debe de ser aquí, en Anaga, no en sus despachos en la plaza de España ni en la hamburguesa», añaden. En el encuentro con el vicepresidente del Cabildo y los técnicos de Carreteras «nos anunciaron la colocación de unos muretes en la carretera que sube de la Cruz del Carmen, en la cuneta derecha. Pero la solución pasa por habilitar aparcamientos, tal vez en Las Mercedes desde donde pongan en marcha micros o guaguas lanzaderas. Así, el visitante deja ahí los coches y sube en transporte público a donde quiera. No queremos echar al turista», reiteran los dirigentes.

Yolanda González, de Las Carboneras.

Alerta del grave problema del tráfico, como vivió en primera persona ayer. «Los coches aparcaron donde estaba señalizado para colocar los muretes que anunció el Cabildo, en la cuneta de la vía que sube desde la Cruz del Carmen. La solución pasa porque se reúnan todas las partes, los responsables de Carreteras y de Medio Ambiente. Nosotros queremos que nos visiten; no queremos ser pueblos fantasmas. Por eso, que habiliten un terreno en Las Mercedes, también se dijo en el acuartelamiento de Las Canteras, donde se pueda dejar el coche y que la gente pueda recorrer la zona accediendo a través de micros o guaguas lanzaderas. Esta situación ya afecta no sólo los sábados y los domingos, sino al resto de la semana. ¿Qué quieren conseguir? ¿Que no podamos salir de nuestras casas?», explica Yolanda, que dice que el caos afecta a los residentes de Las Carboneras, Taborno, Afur, Roque Negro, Casas de la Cumbre, Catalanes, El Río, Cabeza de Toro y Chinamada. Aunque es un problema del pasado, ha empeorado con la pandemia, reconoce. «Las carreteras están abandonadas; si no toman medidas, nos tendremos que movilizar, asegura.

Pilar Rodríguez, de Las Carboneras.

Esta dirigente vecinal admite que ayer se reclamó la presencia de la Guardia Civil, según el compromiso adquirido con el Diputado del Común y el subdelegado del Gobierno, pero la solución, en su opinión, pasa por habilitar un estacionamiento en Las Mercedes, como se hizo cuando se realizaron actividades en Taborno, Las Carboneras y Chinamada, en las Montañas de Anaga. «Para no saturar de coches la carretera se debe habilitar micros desde Las Mercedes a Pico del Inglés o Cruz del Carmen». «La colocación de un murete en la carretera no resuelve el problema; de hecho, ayer estaba marcado y los conductores dejaban medio coche en la cuneta y el resto invadía el carril de subida hasta cerca de la curva. Esto provoca un conflicto y tememos que vaya a pasar un accidente». «Además, muchos dejan los coches aparcados y cuando abren los restaurantes pierden clientes porque ya no hay sitio libre».

Marina Suárez, de Casas de la Cumbre.

Miembro de la Asociación de Vecinos Til, considera un sinsentido que «a quienes vivimos aquí no nos dejen levantar un muro y luego ellos –la administración– sí lo pueda hacer, aunque sea a piedra vista. «Tanto la situación en la Cruz del Carmen como en la Degollada de las Hijas es caótica», y ha empeorado «desde que estamos en nivel 1, porque han vuelto las guaguas. El trayecto que antes hacías en diez minutos ahora tardas cuarenta. No queremos prohibir a la gente que venga, pero tampoco queremos perder calidad de vida. La solución es poner aparcamientos y guaguas lanzaderas y transporte público; hay espacio donde se puede hacer».

Teodoro Martín, de Taborno.

«Hoy (por ayer) el tráfico ha sido un desastre y hasta tuvo que venir la Guardia Civil. Detrás del restaurante que hay en la Cruz del Carmen hay espacio para habilitar espacio para los coches; ahora hay unos matorrales, pero se puede habilitar para aparcar y poner transporte público», cuenta el dirigente vecinal decano de Anaga, al frente del colectivo de Taborno desde 1980. «Espero que no pase lo mismo que con Zerolo, que estuvo 14 años en la Alcaldía y nunca vino; Bermúdez vino de visita y dicen que se va a reunir ahora con nosotros aquí estos días».

José Iván Rodríguez, de Roque Negro.

Es tajante al asegurar que «queremos que venga el turismo, pero lo que no puede pasar es que el vecino no pueda salir de su casa. Llevamos más de veinte años en esta situación y estamos estacandos; es un problemas de todos, desde El Batán a Punta de Anaga. La solución no es colocar muretes, sino que todas las administraciones se reúnan con los vecinos y juntos buscar soluciones. Habilitar una aplicación informática, hacer una oferta atractiva, poner transporte público y aparcamientos; si no, tendremos que seguir llamando a la Guardia Civil».

Goya Alonso, de Afur.

«Si hay voluntad política y de los técnicos, se pueden lograr soluciones sin necesidad de poner muretes», explica para referirse al caos de tráfico que existe en El Bailadero, la Degollada de Las Hijas, la Casa Forestal y la Cruz del Carmen. «Hay que buscar soluciones sin cometer atropellos; es más fácil habilitar aparcamientos quitando unos gajos de brezos y hayas en vez de poner muretes». «Ahí estuvo la Guardia Civil hoy –por ayer– poniéndose las botas», cuenta, para referirse al caos en el tráfico que se vive en los fines de semana. «En la Degollada de Las Hijas el problema se soluciona colocando la señalización para impedir aparcar e informar que a unos metros hay un estacionamiento, pero todos nos tenemos que sentar juntos y aquí, donde está el problema», cuenta esta histórica dirigente de Anaga, referente del movimiento vecinal del macizo.

Compartir el artículo

stats