Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrio a barrio | Santa María del Mar

El ‘García Sanabria’ del Suroeste

«Nunca imaginé que la gente cogiera el coche para venir a este parque», asegura el director de distrito que, junto al concejal del Suroeste, celebran la acogida tras su reapertura

19

Reapertura Parque Estrella Andrés Gutiérrez

«El gran éxito de esta zona es que se ha conseguido un parque urbano, como el García Sanabria, más pequeño, porque tiene la mitad de superficie –26.000 metros cuadrados en Santa María del Mar frente a los 57.000 que se localizan en Méndez Núñez–, pero con la aceptación popular, donde vienen familias enteras y todos tienen cabida». Esto reconoce el concejal de distrito, Javier Rivero, testigo como personal del Suroeste en el pasado de cómo se gestó la subasta del terreno del viejo colegio de Santa María del Mar para, con los 800.000 euros ingresados en las arcas públicas afrontar la rehabilitación del parque de La Estrella se comenzó a ser realidad sobre un papel, el proyecto, en 2018.

Ha sido decisivo el impulso desarrollado desde Servicios Públicos, con Guillermo Díaz Guerra al frente, para culminar su rehabilitación. El alcalde, testigo del inicio y la entrega y apertura de la obra, recuerda que antes llegabas y... «esto era un parque más para perros», le interrumpe en la conversación Carmen, que junto a Isabel están en el área infantil para mayores de 4 años, y aprovecha la presencia del regidor municipal para pedir que habiliten unos banquitos más. «Aquí venimos muchos padres y madres y no tenemos donde sentarnos».

El alcalde reclama la presencia del concejal de Distrito, que atendía a otra conversación. «Javi, ¿qué pasa con los bancos? Mira que están pidiendo más aquí». Rivero parece que tiene la respuesta en el bolsillo. «Los bancos están ahora mismo en el barco, vienen de camino, en unas semanas se instalarán», le garantiza el edil del Suroeste, quien precisa que han sido los vecinos quienes, con sus demandan, han ido rematando el equipamiento. Junto a otra área infantil, para los más pequeños –hasta 4 años– se habilitaron de origen dos mesas de pic nic y ya se han colocado otras tres. «Ahí sirve para tomar la merienda, hacer la tarea o jugar el dómino». Sobran las palabras de los políticos para verificar que no hay ni un asiento.

Atrás queda la imagen del visitante que recuerda el parque de La Estrella de los reiterados anuncios que hizo en el pasado el entonces concejal de Suroeste, Hilario Rodríguez, quien, cada vez que se quitaba un árbol en Santa Cruz, anunciaba que se trasladaba a este enclave a este lugar.

El parque está junto al campo de fútbol de Santa María del Mar, por lo que es de obligado tránsito para los niños de las diferentes categorías deportivas; además, atrás queda su condición de cuota en el equipamiento dotacional que establecía el Plan General a convertirse en un espacio abierto, punto de encuentro no solo para los vecinos de la zona sino también para muchos que acuden en coche.

La estrella de los parques

En un juego de palabras, el parque de La Estrella se ha convertido en La Estrella de los parques, cuenta con corporativismo Javier Rivero en la visita que realiza el alcalde a la zona para conocer de primera mano la aceptación de los vecinos, comenzado desde la parte alta, donde están ubicadas unas mesas para dómino. Entre los senderos, el visitante se adentra en una de las zonas multifuncionales, donde un grupo de mujeres disfruta de aeróbic latino con una de los tres monitores que de lunes a viernes, de 16:30 a 19:30 horas, dirigen los talleres que se ofertan.

Una de las claves del éxito en la consolidación de este parque urbano, como lo define Rivero, es el desarrollo de esta programación que está en servicio, de forma gratuita para los vecinos, desde el 7 se septiembre –cuando fue inaugurado– y durante nueve semanas, de lunes a viernes. Cuando venza, ya será cuestión de estudiar otro contrato, tal vez para garantizar la cobertura durante todo el año y también en todos los parques del distrito, o de Santa Cruz.

Así, mientras en el centro, donde se identifica la estrella de limitada en la superficie, están disfrutando de zumba a ritmo de uno de los temas estrella de Las K-Narias, en el otro lado, a mitad de camino del área de calistenia, se localiza un espacio polivalente que tanto se usa para yoga –lo que requiere silencio y menos algarabía–, y que se alterna con las primeras clases con el manejo de la pelota para los más pequeños. Muy cerca, una de las joyas de la corona, el área de calistenia, donde contrasta el manejo y el arte cuasi profesional que evidencia José Alberto y su esposa, entre otros compañeros, con los más pequeños. También el área multifuncional, que alterna baloncesto o fútbol; o las dos áreas infantiles, también un parque para perros grandes y de pequeño porte, o el espacio son aparatos biosaludables... Un parque urbano, como el García Sanabria, para las familias, pero en el Suroeste.

Compartir el artículo

stats