Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BARRIO A BARRIO | San Andrés

El proyecto para rehabilitar el antiguo castillo de San Andrés estará listo en enero

Los arquitectos ganadores del concurso de ideas, Fernando Arocha, Deiene González y Jorge Díaz, combinan un gran peatonal ajardinado con un centro de interpretación

Deiene González, Fernando Arocha, Carlos Arocha y Jorge Díaz, arquitectos del estudio ganador del concurso. Abajo, recreación de cómo quedaría el castillo en su plaza y el centro de interpretación. María Pisaca

La rehabilitación del antiguo castillo de San Andrés es una apuesta por el patrimonio y el embellecimiento del pueblo, que viene a culminar la mejora del entorno que comenzó con la nueva avenida de San Andrés, la eliminación de la estación de bombeo y la canalización del barranco del Cercado. De esta forma definen el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Infraestructuras, la intervención que permitirá saldar una deuda histórica con dicha torre militar, a la que se suma la próxima peatonalización de la calle El Dique.

Una visita al despacho de los arquitectos ganadores del concurso de ideas, Fernando Arocha, Deiene González y Jorge Díaz, permite conocer cómo se ha fraguado el proyecto de rehabilitación del antiguo castillo, cuya construcción se remonta a 1769, y que cuenta con dos fases, una se limita a la fortificación militar y otra, al centro de interpretación y visitantes.

La gestación de la intervención en este enclave comienza a tomar forma a raíz del proceso participativo que promueve el Ayuntamiento de Santa Cruz en 2019, cuando se pregunta a los vecinos de San Andrés qué tipo de actuación demandan, decantándose casi por igual sobre la reconstrucción de la torre o mantenerla tal y como está desde hace 126 años. Fruto de esa consulta surge la posibilidad de crear un centro de interpretación para visitantes, ahondado en los atractivos de este enclave como puerta de entrada al macizo de Anaga.

Dichas cuestiones las asumen y les dan respuestas, además de convertirlas en punta de lanza del proyecto que bajo la leyenda S, M, L, XL elabora el equipo de arquitectos formado por Fernando Arocha Ferreiro, Deiene González y Jorge Díaz, uno de los diez que participaron en el concurso que convocó el ayuntamiento en 2020 y que resolvió el 30 de noviembre de ese mismo año, si bien el pasado 27 de julio se procedió a la firma del encargo del proyecto, que les otorga un plazo de seis meses para fijar los cimientos técnicos de su propuesta ganadora.

Entre los elementos singulares, los arquitectos destierran la reconstrucción de la torre de San Andrés –conforme a la normativa autonómica y nacional sobre Patrimonio– y apuesta por la creación de una zona peatonal y ajardinada que realzará este monumento declarado Bien de Interés Cultural en 1949, una protección que se amplió al ámbito donde se localiza medio siglo después.

La intervención prevé dos fases, una el castillo, por un millón de euros, y otra, el centro de visitantes

decoration

La rehabilitación del antiguo castillo se limitará a su limpieza y mejora, así como a la supresión del murete y la empalizada que limita en la actualidad, si bien el acceso estará restringido al visitante. El objetivo de los arquitectos ganadores es eliminar barreras y acercar el monumento al vecino y visitante, por lo que completan su apuesta con un gran espacio peatonal y ajardinado, ahora ocupado por tráfico y aparcamientos, para restringir el paso a vehículos autorizados y de emergencia. Hasta ahí la primera fase, en la que tendrá gran protagonismo la vegetación, atendiendo también las propuestas vecinales, que rechazan que se levante un muro verde.

La segunda fase del proyecto se centra en el desarrollo del centro de visitantes de la historia de la torre de San Andrés que servirá también de puerta de entrada de Anaga. Los arquitectos, haciendo gala del minucioso estudio histórico que han realizado de la torre, recrearán cinco grandes estancias siguiendo las características originales –la bóveda para la tropa, repuesto para pertrechos o cuarto para el sargento, entre otros– en una construcción semisoterrada prevista cerca de la zona resultante del paso del puente que sorteará El Cercado que se localizarán en el margen del espacio peatonal más próximo a la plataforma como si hubieran quedado varados, actuando una plaza cubierta a modo a modo de distribuidor.

El objetivo final: crear un espacio que, partiendo de la tradición local, su cultura, arquitectura e idiosincrasia, sea atractivo para visitantes y residentes, además de poner en valor la oferta gastronómica en un nexo entre el litoral y el casco histórico de San Andrés, con un pavimento similar ya existente en la avenida Pedro Schwartz, con algunos parterres cubiertos de picón. Además se generan espacios de sombra de poca altura, pero sí extensa, con flamboyanes o jacarandas, en contraste con los laureles de indias ya existentes en la avenida.

Un proyecto a escala

La propuesta de rehabilitación del viejo castillo de San Andrés tiene sus cimientos en el concepto desarrollado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, que establece el análisis y desarrolló de los entornos a escala S, M, L y XL, de donde toma nombre la propuesta del proyecto ganador. Así, el nivel más básico del estudio se centra en el cercado de la torre (escala S), para seguir en el ámbito de protección (escala M), su influencia en el pueblo de San Andrés (escala L) y al enclave que ocupa, Anaga (escala XL), que reivindica su papel como puerta de entrada al macizo.

Los ganadores del proyecto integran el despacho que lidera Carlos Arocha Isidro, arquitecto de Santa Cruz con 43 años de ejercicio y exprofesor de Bellas Artes, autor de los proyectos del hotel La Niña, el edificio La Nea, la piscina cubierta de Puerto del Rosario y más de mil viviendas. Los autores del proyecto, su hijo Fernando Arocha Ferreiro (Santa Cruz de Tenerife, 1985), quien estudió arquitectura en Madrid y tras graduarse en 2012 marchó a Londres, donde conoció a Deiene González Uriarte (Bilbao, 1994), que se formó en Segovia, culminando su formación en 2017, ambos, junto a Carlos Arocha son los autores del proyecto de rehabilitación del Palacio de Carta. En el equipo de San Andrés también participa Jorge Díaz (La Laguna, 1985), que tituló en Barcelona, en 2012, y que tras una incursión en París regresó a Tenerife. Juntos plantean la rehabilitación del viejo castillo y su entorno, pieza singular en la trama de este pueblo, puerta de Anaga.

Compartir el artículo

stats