Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz prepara el primer local municipal LGTBI, el ‘Espacio Marcela’

La edil de Igualdad en Santa Cruz junto al nuevo local municipal LGTBI. E. D.

Antes de que finalice el año, Santa Cruz estrenará su primer local municipal para el colectivo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales), ubicado en la calle Punta de Teno, en Santa María del Mar. Este se denominará Espacio Municipal por la Diversidad Marcela Rodríguez Acosta, en honor a la chicharrera trans que se ha convertido en un referente en la lucha por la igualdad de género.

Así lo anunció ayer la edil responsable del área, Purificación Dávila (CC), quien explicó que, «a pesar de la importante labor que realiza este colectivo, no contaba con un lugar en el que poder reunirse y desarrollar actividades».

Asimismo, Dávila destacó que el local «no podía llevar otro nombre que el de Marcela, una mujer que debe ser homenajeada por todo lo que ha sufrido y luchado por los derechos LGTBI». Al respecto, Rodríguez no podía ocultar ayer su emoción y aseguró que no tenía palabras para expresar lo que sentía ante tal reconocimiento.

«Cuando el alcalde, José Manuel Bermúdez (CC), me lo contó, yo no me lo podía creer. Después de tanta pena, de tantos años de dolor y de lucha, esta ha sido una alegría más en mi vida, como cuando por fin ya podíamos casarnos o cuando pude cambiar mi nombre en el DNI», declaró Marcela Rodríguez. Esta mujer de 67 años, nacida en La Palma pero que llegó a Santa Cruz de Tenerife cuando solo era una niña, recuerda los numerosos meses «de mi vida que perdí en la cárcel, en la época de Franco, cuando nos detenían por ponernos una camisa de mujer». «Pero cuando murió, los años posteriores también fueron duros. Nos llamaban de todo y nos tiraban piedras. Amigas mías que se dedicaban a la prostitución fueron asesinadas. A otras, sus padres casi las mataban a palos intentando que se convirtieran en hombres. Yo me adelanté a mi época y le planté cara. Fuimos muchas las que luchamos para que hoy ya la situación sea distinta. Por eso no entiendo como todavía hoy en día se siguen cometiendo delitos de odio atroces», cuenta esta vecina de Santa Cruz.

Rodríguez anima a los colectivos de Santa Cruz a que sigan luchando y reivindicando sus derechos, y a que disfruten del local que les entrega el Ayuntamiento. Asimismo, tanto Rodríguez como la edil instan a los colectivos a denunciar en caso de que se produzca algún delito o amenaza, «como sucedió hace poco, cuando en las redes empezó a circular que se iba a agredir a personas LGTBI en la zona del Intercambiador de guaguas». «Afortunadamente, todo quedó en un susto», dijo Dávila.

Compartir el artículo

stats