Solo han durado tres semanas. Las cámaras instaladas en el muelle de Añaza, en Santa Cruz de Tenerife, han aparecido esta mañana destrozadas y con pintadas en su contra, lo que supone un nuevo acto de vandalismo en la capital tinerfeña.

A juzgar por las imágenes, a determinados vecinos de la zona no les ha gustado que instalen estos dispositivos, puesto que no solo se trata de que hayan roto los aparatos sino que además han dejado constancia de su posición en los muros aledaños: "No graben" y "Perbertidos" son las frases con las que promotor de estos hechos ha hecho patente su opinión sobre las cámaras.

Parte de las cámaras del muelle de Añaza ya destrozadas. E. D.

Desde el Consistorio asegura que se trata de dispositivos que no graban a los usuarios del muelle sino que se han instalado dentro de un servicio de información del estado de las playas del municipio.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife activó en esa zona de baño, la séptima webcam de las nueve previstas en las playas de la capital, a través de las cuales «tanto residentes como visitantes podrán ver, en tiempo real, en qué situación se encuentran las mismas, así como cuáles son sus condiciones climatológicas», aseguraba entonces el Consistorio.

La edil Evelyn Alonso recuerda que este sistema de cámaras permite a los ciudadanos conocer el estado de estas zonas de baño desde una tablet, un teléfono móvil, o desde la pantalla del ordenador a través de la página web municipal, www.santacruzdetenerife.es, en el apartado de Playas. Con respecto a la nueva webcam activada ayer, la concejala resalta que esta ofrece información de toda la explanada de aparcamiento del muelle de Añaza y de los puntos de acceso al mar.