Cuarenta y cinco minutos bastaron para el desalojo del Centro de Atención Municipal, popularmente conocido como albergue de Santa Cruz –en el barrio de Azorín– después de que en la tarde-noche del jueves se registraran cuatro casos de covid entre los usuarios de estas instalaciones, siendo necesario el ingreso de dos de ellos en un centro hospitalario mientras se procedió al aislamiento en un recurso alojativo de otros dos, según los datos confirmados por la Consejería de Sanidad.

Junto a las cuatro personas que se beneficiaban de los servicios municipales, otros cuatro trabajadores del centro de acogida también dieron positivo en las pruebas de covid y se encuentran en aislamiento domiciliario.

Los 101 usuarios restantes del albergue, que dieron negativo en los test que se les realizó, fueron aislados en la tarde de ayer en un hotel de Adeje, donde permanecerán bajo el protocolo del Arca de Noé que impone el aislamiento durante diez días, al haber estado en contacto con las ocho personas contagiadas en el centro.

Los dos primeros casos de covid en el albergue se registraron la tarde del pasado jueves, cuando el personal de la empresa que atiende este recurso municipal alertó a la concejala del Instituto Municipal de Atención Social, Rosario González, que se trasladó hasta las dependencias. Con el paso de las horas se registró un tercer caso y luego, a las once, otro usuario con síntomas fue sometido a la prueba, confirmando el contagio. La responsable del IMAS informó sobre la marcha de la situación en el albergue a Salud Pública, departamento con el que se coordinó el protocolo para el desalojo de las instalaciones. Por esta razón, la concejala de Atención Social alternaba en el pleno extraordinario de la mañana sus intervenciones con la atención al móvil, mientras el personal del departamento le comunicaba los avances en los preparativos del dispositivo de traslado y entre los reproches de parte de la oposición, que le solicitaba más implicación en el debate.

A las tres y media de la tarde de ayer, el personal del IMAS, en coordinación con la empresa que atiende el Centro de Acogida Municipal, desarrolló el protocolo marcado por Salud Pública y se procedió al traslado de dos guaguas hasta la rotonda donde se localiza el albergue.

Bajo el control de la propia concejala del IMAS, colocada en la puerta del recurso con una lista en la mano en la que iba punteando el nombre de cada uno de los usuarios, se establecieron tres controles que garantizaban la salida de los 101 usuarios –que dieron negativo en la prueba– hasta un hotel de Adeje. Primero, en una guagua con 60 personas; luego, otra, con 41. El dispositivo se desarrolló a las tres y media de la tarde aprovechando el horario de menor presencia de personas en la calle y sin ánimo de alarmar a la población de este barrio, dada también la proximidad del colegio Los Verodes.

La concejala del IMAS explicó que todos los usuarios del centro de acogida fueron trasladados al hotel para permanecer aislados durante diez días, bajo la atención de Salud Pública. Ahora, se procederá a la desinfección de las instalaciones del albergue municipal.

Mientras, el recurso dedicado a unos veinte transeúntes, prestación que se realiza en una instalación independiente, aunque se localiza en la parte de la manzana más próxima a la asociación de vecinos, continuará dando ayuda a aquellas personas que de forma puntual la reclaman durante 24 horas, si bien el albergue continuará cerrado durante los 10 días de aislamiento hasta que sus usuarios regresen del recurso del Arca de Noé habilitado de forma transitoria en un hotel de Adeje.

El dispositivo, activado desde la tarde del jueves y que culminó con el traslado, fue dirigido y supervisado por la concejala del IMAS, Rosario González, en coordinación con Salud Pública, que estableció y dirigió el protocolo.

Miembros de la directiva de la Asociación de Vecinos Azorín recordaron que «ocurrió lo que habíamos advertido ya, desde que comenzó el covid los mismos usuarios se arremolinaban sin respetar las distancias de seguridad. Confiamos que ahora se baldee todo el barrio», solicitaron.