La Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha aprobado esta mañana, por la vía de emergencia, la oferta para la diagnosis, informe de conclusiones y recomendaciones del puente de San Andrés. En dicho contrato, se incluyen las catas y extracción de testigos de hormigón para su ensayo de resistencia a compresión simple, determinación de la profundidad de carbonatación y contenido de cloruros al igual que la pérdida de masa/sección de las barras de acero corrugado.

El contrato supone un coste de 20.873,56 euros y un plazo de ejecución de tres semanas, solo para determinar el alcance de las actuaciones de emergencia.

El puente permanece cerrado al tráfico pesado desde el 20 de mayo, cuando comenzaron a caer cascotes del puente hacia la avenida Pedro Schwartz por lo que se tuvo que vallar la zona peatonal bajo el citado puente así como el tránsito de vehículos en ambos sentidos.

En una primera inspección los técnicos pudieron comprobar que los arcos presentan fisuras y grietas con expansión del volumen de hormigón superficial. En la cara inferior del tablero se detectaron zonas en donde existen humedades, eflorescencias, desconchones y armaduras vistas.