Ante la declaración del fin del estado de alarma, que se hace efectivo a partir de hoy, 9 de mayo, el grupo de Gobierno en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha resuelto establecer, por la vía de un decreto, un permiso de carácter excepcional y provisional que habilitará a las terrazas seguir manteniendo su actividad, al menos mientras existan restricciones, «para de esta manera contribuir a mitigar la pérdida de economía y empleo en el municipio», explican desde el consistorio.

En este sentido, el alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, anuncia que firmará en los próximos días el citado decreto, una fórmula que posibilitará a dichos negocios mantener su actividad y que, asimismo, «nos va a permitir estar preparados ante cualquier decisión que implique una restricción mayor en la actividad del sector de la hostelería».

En consecuencia, se va facilitar la ocupación excepcional y provisional del dominio público, con mesas y sillas autorizadas, a aquellos estableicmientos que estén al ampaqro de la citada autorización excpecional, mientras se encuentre vigente cualquier restricción que adopte el Gobierno de Canarias y que sea susceptible de afectar a la hostelería o la restauración.

Al efecto, se insta a los titulares de estos negocios que deseen disponer con carácter permanente de la ocupación del dominio público, dirigirse al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a fin de solicitar la correspondiente autorización para la instalación de mesas y sillas, a través del procedimiento ordinario previsto en la Ordenanza de Paisaje Urbano de Santa Cruz de Tenerife, advirtiendo de que, una vez se haya acordaro la retirada de mesas y sillas, «aquellos establecimientos que no hayan solicitado la autorización ordinaria de ocupación del dominio público o esta les haya sido denegada, deberán cesar en la ocupación de la vía pública».

La resolución será notificada a la Policía Local y se publicará en la página web del Ayuntamiento, al tiempo que se dará cuenta al Pleno de la Corporación en la próxima sesión que se celebre.

Medidas paliativas

Desde el Gobierno municipal entienden que recurrir a esta competencia extraordinaria «guarda una directa relación con la urgente necesidad de adoptar medidas paliativas para atenuar, en la medida de nuestras posibilidades, la crisis socioeconómica que está azotando al tejido empresarial de nuestro municipio», y a propósito se pone el acento, más concretamente, en los sectores de la hostelería y la restauración, «que desde hace más de un año han venido siendo una víctima constante de esta crisis sanitaria».

La Corporación subraya su preocupación por este sector productivo, «uno de los principales motores de la economía de nuestro municipio y del que dependen un considerable número de economías empresariales y domésticas», cuya incertidumbre ha ido en aumento a medida que avanzaba la situación de pandemia, «pues su estabilidad y supervivencia se ha encaminado en proporción inversa.

Al respecto explican que las restricciones en materia de aforo y las limitaciones en cuanto a distancia entre mesas, que implica una disminución importante de comensales y, por ende, de ingresos, junto a la importante inversión que se han visto obligados a realizar los restauradores en medidas de protección, a lo que se suman los cierres intermitentes de los interiores de los establecimientos, ha desembocado en una crisis económica sin precedentes que ha colocado al sector de la restauración en una situación especialmente vulnerable.

Desde el Gobierno municipal recuerdan que se han ido implementando medidas que mitigaran el terrible efecto sobre el empleo de las restricciones dictadas por el Gobierno de Canarias y derivadas de la pandemia. «El cambio de uso de las actividades de ocio nocturno, las bonificaciones para autónomos de la tasa de la recogida de residuos, la reducción de la tasa de ocupación para kioskos o los permisos excepcionales para instalar terrazas han permitido que empresas condenadas a cerrar pudieran mantener la persiana abierta y, de esa manera, cientos de familias de Santa Cruz han mantenido sus puestos de trabajo».

Desde el Grupo de Gobierno se muestran convencidos de que, mientras eso ocurre, «los empresarios irán apostando por un modelo más estable y que mejore el paisaje de la ciudad, que nos prepare para que la vuelta a la normalidad devuelva a Santa Cruz la vida que hace ya más de un año ha limitado esta pandemia».

En cualquier caso, y al decaer el estado de alarma, el alacalde de la capital, José Manuel Bermúdez hace un llamamiento a la responsabilidad individual que cobra más importancia, si cabe, en la gestión de esta crisis sanitaria.