Como Bajamar o Punta del Hidalgo. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz aspira a convertir el Muelle de Añaza «en un acceso al mar similar al de estos núcleos costeros del municipio de La Laguna». El objetivo es dotar a esta zona del litoral del Distrito Suroeste chicharrero de charcos y piscinas naturales, convirtiéndola en un atractivo, seguro y cómodo espacio para el baño. Así lo ha anunciado a EL DÍA el concejal responsable del área, Carlos Tarife, del Partido Popular (PP).

Para ello, explica el edil, Urbanismo ha sacado a licitación la contratación de la redacción de un anteproyecto urbanístico, en el que se establezca una propuesta de desarrollo y ordenación de esta zona del litoral de Santa Cruz. Asimismo, el equipo técnico al que finalmente se le adjudique este encargo, lo que ocurrirá en breve, según afirma Tarife, también deberá redactar una propuesta para el frente marítimo del pueblo de San Andrés, en concreto, para la zona costera protegida por el dique. «En este caso, queremos que este espacio se convierta realmente en un acceso al mar digno», manifiesta el concejal de Urbanismo.

En definitiva, apunta Tarife, «a través de este contrato, podremos contar con la herramienta urbanística necesaria para mejorar y poner en valor estas zonas de acceso al mar en la capital, que son tan utilizadas por los ciudadanos». Agrega que una vez que el Ayuntamiento cuente con el denominado Anteproyecto de Urbanización de los Frentes Marítimos de Añaza y de San Andrés, este se introducirá como «ordenación pormenorizada» en el nuevo Plan General de Ordenación (PGO) del municipio, «en el que estamos trabajando». «La ordenación pormenorizada en el PGOde estos espacios de la costa de Santa Cruz nos permitirá, cuando el plan esté aprobado, encargar los proyectos correspondientes, licitar y comenzar la ejecución de las obras».

Con respecto a Añaza, «lo que hemos transmitido al equipo redactor del PGO, y lo que transmitiremos al equipo técnico que se encargue de la redacción del anteproyecto de urbanización de estas dos zonas del litoral», es que el actual acceso al mar en dicho barrio, que se realiza a través de una rampa y de un «pequeño muelle», se dote de piscinas y charcos naturales, «como los que existen en Bajamar o Punta del Hidalgo». También, dice Tarife, «queremos consolidar el espacio deportivo existente; crear los servicios necesarios, entre los que podría incluirse un quiosco; instalar zonas de sombra, e, incluso, habilitar un merendero, como los que existen junto al mar en El Hierro».

«Es cierto que en el Muelle de Añaza se han realizado diferentes actuaciones en los últimos años para mejorar este acceso al mar, pero consideramos que debemos ir más allá. Además, ya dispone de una amplia zona de aparcamientos, por lo que, en este sentido, no habría problemas», añade.

Y en relación a San Andrés, «plantearemos un acceso al mar seguro y cómodo, aprovechando que ya existe un dique».