Vecinos del centro histórico de Santa Cruz, a través de la Asociación El Perenquén, se han sumado a la reclamación, realizada desde la Federación Nacional de Asociaciones contra el Ruido, de una nueva regulación del ruido del ocio en España. Esta federación, en la que se integra El Perenquén, está formada por un “conjunto de colectivos que defiende el derecho al descanso de los residentes en los centros históricos de las ciudades, frente a la creciente autorización de actividades de ocio ruidosas en estas zonas urbanas”.

En el caso de Santa Cruz de Tenerife, El Perenquén reclama que el Ayuntamiento “no autorice terrazas ni otras actividades de restauración en lugares donde no se pueda asegurar el derecho al descanso de los vecinos, así como la movilidad de las personas”. “También hemos pedido la reubicación de los botellones y verbenas del Carnaval chicharrero hacia espacios de la ciudad más próximos al mar, manteniendo los actos tradicionales del Carnaval de Día (desfiles, actuaciones de agrupaciones) en los emplazamientos de siempre, pues son estos los que en realidad constituyen la esencia histórica y patrimonial de esta fiesta de interés internacional”, se indica desde la citada asociación.

El Perenquén “se adhiere a la petición de la Federación de Asociaciones contra el Ruido, para que a escala nacional se determine una metodología aplicable sobre el ruido de las actividades humanas a nivel también de comunidades autónomas, municipios y, dentro de éstos, barrios”.