Un total de nueve empresas optan a llevar a cabo la demolición del abandonado quiosco-bar Arcos de La Noria, situado debajo del Puente Serrador, en Santa Cruz. Estas han presentado sus correspondientes propuestas en la licitación que ha convocado el Ayuntamiento para que los arcos del citado puente recuperen su estado original. Así lo ha informado el concejal de Infraestructuras, el nacionalista Dámaso Arteaga, quien recuerda que el valor estimado del contrato es de 127.000 euros.

“El objetivo de la actuación es devolver a su estado original el puente de La Noria, eliminando la edificación existente para restituir el aspecto del entorno”, dice el edil. En concreto, el quiosco-bar abandonado, que en su momento fue uno de los lugares de moda de la capital chicharrera, acogiendo la actividad de restaurante y también de ocio nocturno, ocupa dos bóvedas del Puente Serrador.

El quiosco se construyó en 2005, después de que el Consistorio, con Miguel Zerolo como alcalde, otorgase la concesión administrativa para su explotación a la entidad Arcos de la Noria.