El alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez, manifestó ayer, ante el archivo por parte de la Fiscalía de la investigación sobre la contratación del cantante Sebastián Yatra para el Carnaval de 2018, que “una vez más ha quedado demostrado que los criterios que se utilizaron para las contrataciones eran impecables”. Lo mismo ocurrió, recordó el regidor, con la denuncia por el concierto de Juan Luis Guerra en 2019, que “también fue archivada”. En este sentido, Bermúdez ha reclamado a los denunciantes, Unidas Podemos (UP) y el Partido Socialista (PSOE), que resarzan “públicamente el daño causado a los funcionarios y a los responsables políticos, y a sus familias, cuya honestidad y profesionalidad pusieron en entredicho”.

“Es la propia fiscal jefe de la provincia, María Farnés, la que reconoce en su escrito que la contratación de Sebastián Yatra –llevada a cabo entre el Organismo Autónomo de Fiestas del Ayuntamiento y Radio Club Tenerife– contó con todos los informes favorables y que los hechos denunciados no son constitutivos de delito penal”, destacó el regidor. Con respecto a que finalmente la actuación de Yatra fuese sustituida por la de Carlos Baute, la fiscal jefe incluye entre sus conclusiones que el propio pliego de contratación incluía la posibilidad de cambiar al artista, en caso de que el elegido no pudiese actuar, y “ha eliminado dudas respecto a la exclusividad que Radio Club de Canarias tenía sobre la representación del cantante”, añadió el regidor.

La denuncia presentada en junio del año pasado por el grupo municipal UP, respaldada por el PSOE cuando gobernaba, se refería a que la actuación de Yatra, prevista para el 12 de febrero de 2018, fuese sustituida finalmente por Carlos Baute, “abonándose la misma cantidad establecida para el primero, 40.660 euros”. En esta denuncia se acusaba al Ayuntamiento y a Radio Club Tenerife de haber cometido irregularidades en la contratación de estos artistas, y se señalaba que esta se motivaba en la presunta comisión de los delitos de malversación de caudales públicos y de prevaricación administrativa. La Fiscalía Provincial, según adelantó EL DÍA, ha archivado la investigación al considerar que los hechos denunciados “no son constitutivos de infracción penal alguna”.

Para el alcalde, este archivo “es otra victoria respecto a quienes basan todo su trabajo de oposición en llevar, uno tras otro, expedientes a la Fiscalía que, uno tras otro, son archivados o rechazados, como el expediente de Juan Luis Guerra, también archivado”. “Defender los intereses de la ciudad no es sembrar duda sobre cada iniciativa que, además, cuenta con el beneplácito de los técnicos. El PSOE y UP denunciaron de manera gratuita y estéril, sin argumento alguno ni prueba, los Carnavales que se celebraron con los conciertos de Juan Luis Guerra y Carlos Baute. Durante muchísimo tiempo se ha dañado la imagen de la edil que estaba al frente de Fiestas, Gladis de León (CC), de la gerencia y de los propios trabajadores”, apuntó Bermúdez.

También ayer, el grupo municipal de CC-PNC en el Ayuntamiento chicharrero envió un comunicado oficial en el que se insta a Patricia Hernández, líder del PSOE en la capital y exalcaldesa, y a Ramón Trujillo, portavoz de UP, a que pidan perdón “a todas las personas sobre quienes sembraron dudas sobre su honradez y lealtad para con la ciudad y el municipio, desde los funcionarios a los trabajadores de Fiestas, pasando por la edil del área en aquel momento y el gerente de la entidad pública”.

El portavoz de CC, Juan José Martínez, resaltó que “el hecho de que la Fiscalía Provincial haya procedido al archivo de la denuncia formulada en su día por la corporación presidida entonces por Patricia Hernández, que presentó ante el Ministerio Público Ramón Trujillo, supone un nuevo varapalo judicial a los intentos de empañar el Carnaval de Santa Cruz”.

Martínez insistió en que en el propio archivo de la fiscal jefe provincial se aclara que “desde Fiestas se informó de que Sebastián Yatra, que no pudo participar en el Carnaval por cuestiones de agenda, fue reemplazado por Carlos Baute”, tal y como estaba previsto, algo que “es habitual en este tipo de condiciones administrativas y cuyas circunstancias se establecen en el caso de que alguna de las actuaciones no pueda efectuarse”.

Para el portavoz municipal de CC-PNC, “el hecho de que uno de los mejores Carnavales de los últimos 70 años haya sido objeto de los ataques de la actual oposición, incluso durante su afortunadamente breve etapa de gobierno, solo pueden ser entendido desde el sectarismo”. “Han tratado de confundir y sembrar dudas, incluso, del buen hacer de los servicios jurídicos y los funcionarios del Ayuntamiento, a sabiendas de que lo que en realidad se dañaba era la imagen de la ciudad y su fiesta más internacional”, apunta.

“Queda claro, ahora judicialmente, que el Partido Socialista en Santa Cruz y Unidas Podemos solo pretendían acusar de manera gratuita y sin pruebas supuestas irregularidades que la Fiscalía ha dejado claro que no se produjeron”, agrega Martínez.