La explanada de aparcamientos del Parque Marítimo, en Santa Cruz de Tenerife, podría convertirse durante todo el mes de abril en una feria de atracciones, con autobares y puestos de todo tipo incluidos. Al menos esta es la intención del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, según lo ha confirmado a EL DÍA el concejal de Fiestas y responsable de la Sociedad de Desarrollo, el nacionalista Alfonso Cabello.

Con esta iniciativa, según explica el edil, el Consistorio persigue ayudar al colectivo de feriantes, uno de los más afectados por las restricciones provocadas por la pandemia del coronavirus Covid 19. “Pretendemos buscar la fórmula adecuada para que los feriantes puedan volver a trabajar en este municipio, después de que el Carnaval se haya suspendido y después de que durante la campaña navideña no hayamos podido hacer nada”, indica Cabello.

La feria ocuparía todo el aparcamiento del Parque Marítimo y abriría sus puertas durante un plazo de cuatro o seis semanas. “Nuestra intención es que pueda ponerse en marcha en el mes de abril, pero todo dependerá de la evolución de la pandemia del Covid 19. Si no es posible, pues ya estaríamos hablando del mes de mayo”, apunta el concejal.

La propuesta ha sido presentada al Colectivo de Feriantes de Canarias (Coferca) y a la Asociación Provincial de Feriantes de Tenerife. Santiago Martín, Florencio Yanes y Juan Sánchez, representantes del primer colectivo, y José María de la Cova, perteneciente al segundo, se reunieron el pasado lunes, tal y como lo publicó EL DÍA, con el edil Alfonso Cabello y con el Gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Guillermo Martínez, después de que numerosos feriantes se manifestaran ante las puertas del Ayuntamiento chicharrero y de la Subdelegación del Gobierno para reclamar ayudas económicas directas.

El edil de Fiestas y responsable de la Sociedad de Desarrollo les planteó la posibilidad de crear un “espacio ferial en Santa Cruz”, propuesta que ambas asociaciones han aceptado. Eso sí, desde el Colectivo de Feriantes de Canarias, a través de uno de sus portavoces, Santiago Martín, se solicita al Ayuntamiento que esta iniciativa no suponga “una gran inversión para los trabajadores, porque no tenemos dinero para asumirla”. “Poner en marcha esta feria podría suponer un gasto para cada uno de nosotros de unos 4.000 euros, y no disponemos de ese dinero porque no hemos podido trabajar”, ha indicado Martín.

En este sentido, el concejal Alfonso Cabello ha explicado que el Consistorio chicharrero intentará que este proyecto suponga el menor coste posible para los feriantes. “Hemos puesto en marcha una comisión técnica para estudiar la viabilidad de esta iniciativa y el presupuesto necesario para convertirla en realidad”, apunta.