Corren de un lado para otro. Se suben a cada uno de los columpios, una y otra vez. Juegan con la arena. Y sonríen. Los parques infantiles de Santa Cruz vuelven a tener niños. Ya no están esas cintas rojas y blancas que les impedían acceder a ellos. Tanto los pequeños como los padres celebraban ayer la reapertura de estos espacios, “pues ya ha sido mucho tiempo”.

El Gobierno de Canarias decidió el pasado sábado rebajar el nivel de alerta de Tenerife, dada la disminución de casos en la Isla por contagios de coronavirus Covid 19, pasando del nivel 3 al 2, es decir, del semáforo rojo al amarillo, decisión que se hizo efectiva desde el lunes. Este lunes también, y a raíz precisamente del alivio de las restricciones por parte del Ejecutivo, el alcalde de la capital, el nacionalista José Manuel Bermúdez, dictó un decreto con el que se procedía a la reapertura de los parques infantiles y de los módulos de calistenia, pero “siempre con las medidas de protección”.

Ayer martes, tras más de un mes sin poder acceder a ellos, desde que el 16 de diciembre el Gobierno canario declarase el nivel de alerta 3, los parques infantiles del municipio chicharrero recuperaban la alegría de los pequeños. Por ejemplo, en el emblemático Parque García Sanabria, las zonas de juegos recibieron la visita de numerosos niños desde primera hora de la tarde. “Tanto nuestros hijos como nosotros mismos necesitábamos urgentemente que estos espacios volvieran a estar abiertos. Los pequeños no tienen culpa de nada y yo creo que no era necesario mantener durante tanto tiempo los parques infantiles cerrados. Es difícil explicar a un niño por qué cierran, luego abren y vuelven a cerrar”, señaló una mamá vecina de Santa Cruz, Teresa Cabas. Su hijo, Hugo Cabezas, de un año, disfrutaba entusiasmado de cada uno de los columpios, sin dar tregua a su madre, que lo perseguía por todo el parque.

“Yo ya me tiraba de los pelos”

Yudith Valdés, otra mamá, también vecina de Santa Cruz, admitía que ya estaba “desesperada”. “Los niños, sobre todo los más pequeños, necesitan venir al parque. Yo ya me tiraba de los pelos, ha sido casi una tortura. Para las familias que viven en pisos pequeños, que no tienen terrazas o patios, el hecho de no poder traer a los niños al parque se convierte en una situación complicada, porque es que tampoco se podía ir a ningún sitio ni visitar a ningún amiguito”, comentó. Esta señaló que su hija, Carlota, de dos años, “hoy está muy feliz, está encantada”. Eso sí, agregó Valdés, “tenemos que seguir tomando todas las precauciones posibles, porque a los parques vienen muchos niños, como mantener las distancias y lavarles constantemente las manos”.

Marta Dobarro, mamá de Jaime y vecina de Santa Cruz, calificó la reapertura de los parques infantiles de “maravillosa”. “La verdad es que para nosotros y para nuestros hijos ha sido un rollo no poder disfrutar de estos espacios públicos. Los niños necesitan estar al aire libre, jugar, correr”, comentó. Marta Dobarro aprovechó para criticar que en los parques infantiles “no se haya reforzado el servicio de limpieza, por lo menos yo no veo que se limpien más”.

“Yo ya me tiraba de los pelos”

Adriana y Olivia, de cinco años, reían a carcajadas mientras disfrutaban de uno de los columpios del García Sanabria. Y a pesar de la caída de una de ellas, no había tiempo ni para el dolor ni para llorar. Tenían que aprovechar al máximo cada minuto, pues hacía más de un mes que no pisaban un parque. “Las niñas están privadas; no paran ni un solo segundo. No tenían donde jugar y por fin ya pueden volver a los parques. Nada más salir del colegio, nos hemos venido para acá. Me preguntaban en numerosas ocasiones que por qué estos volvían a estar cerrados, como durante el confinamiento, y preguntan cada día que por qué el coronavirus no se marcha ya”, apunta Jairo González, un papá y vecino de Santa Cruz de Tenerife.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se insta a la población a no bajar la guardia y se recuerda que se mantiene vigente el cierre, a partir de las siete de la tarde, de los parques Secundino Delgado y Las Mesas, así como de las canchas deportivas anexas a la Casa Pisaca, las ubicadas en la calle de Lorenzo Tolosa y las situadas en la avenida del Cercado Corazón. En los parques de La Granja, García Sanabria, Don Quijote, Las Indias y Cuchillitos de Tristán se autoriza el tránsito aunque no la permanencia a partir de dicha hora, por lo tanto las zonas infantiles ya no podrán utilizarse a partir de las siete de la tarde. Se mantiene también la prohibición del uso durante todo el día de las zonas de práctica de skate ubicadas en el parque La Granja y en la avenida Marítima.

Numerosos niños disfrutaban ayer de la zona infantil del parque García Sanabria. Extrañaban los columpios tras más de un mes sin poder utilizarlos. No quieren que se vuelvan a cerrar y piden que el coronavirus se marche ya.