El área de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que dirige el concejal Guillermo Díaz Guerra, del Partido Popular (PP), planea reducir a la mitad la tasa que abonan al Consistorio los más de 20 quioscos-bares con concesión administrativa que existen en la capital, es decir, cuya gestión ha sido adjudicada por la Corporación local a través de un concurso público. Es el caso, por ejemplo, de los chiringuitos ubicados en la playa de Las Teresitas o de los quioscos situados en el Parque García Sanabria, en Tomé Cano, en la Plaza Weyler, en la Plaza Militar, en la Plaza de España o en la Plaza del Príncipe.

A mediados de diciembre de 2020, el también primer teniente de alcalde anunció, a través de EL DÍA, la intención del área de Servicios Públicos de rebajar dicha tasa para ayudar a los empresarios que se encargan de dichos establecimientos a superar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus Covid 19 y, evitar, así, la pérdida de puestos de trabajo o, incluso, el cierre de dichos negocios.

El concejal Guillermo Díaz Guerra explica que la propuesta final consiste en aprobar una reducción del 50% del canon municipal que pagan cada año estos quioscos, estableciéndose dicha bonificación en 2021 y 2022.

El edil del Partido Popular matiza que dicha propuesta tendrá que recibir ahora el visto bueno del área de Hacienda, que dirige el concejal nacionalista Juan José Martínez, para que “la medida se pueda llevar a la Junta de Gobierno Local en un corto plazo”.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife obtiene por esta tasa municipal unos ingresos anuales de 400.000 euros, aproximadamente, los cuales se reducirían a la mitad. “Ante esta crisis y ante las restricciones que esta ha provocado, el Consistorio capitalino debe buscar fórmulas para favorecer la actividad económica en la ciudad. Al tejido económico de nuestro municipio hay que aliviarle las cargas y sobre todo en momentos difíciles”, agrega el también primer teniente de alcalde.

Los quioscos-bares con concesión administrativa, los cuales cuentan con terrazas, son establecimientos municipales cuya gestión se ha sacado previamente a concurso público, por lo que pueden optar a estos todos aquellos empresarios que estén interesados. La concesión se establece por un periodo determinado de tiempo y por ella se debe abonar un canon al Ayuntamiento.

Con respecto al resto de terrazas que existen en el municipio, que pertenecen a restaurantes, bares y cafeterías, la tasa por ocupación del dominio público fue eliminada en el año 2017.