El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha presentado este miércoles el presupuesto del Ayuntamiento para 2021, que contará con 259 millones de euros, lo que supone una bajada del 8,3% con respecto al de este año, es decir, 23 millones menos. Eso sí, el regidor aclaró que, a pesar de la caída de ingresos sin precedentes, aumentará el gasto social, es decir, el destinado a las personas, y el apoyo al tejido empresarial. Ha señalado que se trata de un presupueso condicionado por la pandemia, pero que no afectará a la calidad de los servicios públicos ni a a la atención a las personas.

Bermúdez, que estuvo acompañado por los concejales de Hacienda, Promoción Económica y Seguridad, y Servicios Públicos, Juan José Martínez, Evelyn Alonso y Guillermo Díaz Guerra, manifestó que la caída de ingresos ha obligado al Consistorio a realizar un esfuerzo en la contención del gasto, "para mantener e, incluso, aumentar, el esfuerzo para atender a las personas y a las empresas en esta época de dificultades". En este sentido, se ha aplicado una disminución en los capítulos de bienes y servicios, y personal.

El capítulo de inversiones también disminuye, un 28%, por lo que se contará con un total de 41,6 millones de euros, de los que 27 millones serán inversiones reales. Pero el edil de Hacienda explicó que, a pesar de este descenso, se mantendrá la inversión por encima de la capacidad de ejecución del Ayuntamiento, en en 2020 será de unos 20 millones.