Los vecinos de la calle Benahoare, vía que se localiza en la vera del barranco de Santos, frente a la trasera del asilo de ancianos, temen que cualquier día suceda una tragedia junto a sus hogares. La noche del pasado martes se registró el segundo incendio que afectó a las hierbas secas, basuras y enseres abandonados en esta zona. "A las once de la noche tuvimos que llamar a los bomberos porque el fuego -fuera fortuito o provocado- se registró al final del paseo, donde desde hace veinte días un indigente ocupa una cueva".

Los residentes aseguran que "las llamas prendieron entre la vegetación seca y cualquier día va a pasar algo porque algunas veces se reúnen unos chicos en la zona". También hacen referencia al indigente que desde hace tres semanas se ha instalado precisamente en una cueva que ya estuvo ocupada por otro hace un año. "Ahí se cambia, se desnuda, tira ropa, hace acopio de basura... y luego se dedica a insultarnos o incluso a enseñarnos el trasero", explicó uno de los residentes en la zona.

Esta situación fue comunicada ayer al concejal del distrito Salud-La Salle, el popular Carlos Tarife, quien se comprometió a reunirse con los residentes de la zona el martes de la próxima semana, a las 17:00 horas. "Pero ya no nos fiamos de ningún partido; ya sean del PSOE, de CC o del PP, cuando llegan al gobierno luego se olvidan de los vecinos", explican.

Una de las residentes, Tamara Placer, asegura que "esta situación viene desde hace tiempo". "En diferentes oportunidades nos hemos dirigido al ayuntamiento para advertirle que el barranco de Santos está sucio y está tomado por maleza seca. Aquí surge una llama y ocurre una tragedia por la proximidad de viviendas o también porque puede haber alguien en la zona". "Hace tres semanas se registró otro incendio", se lamenta. Tamara Placer recuerda que cuando han advertido de la situación de abandono del barranco se han encontrado con "excusas": "nos dicen que antes de limpiar la zona primero tienen que indagar de quién es la propiedad; en mi escritura está claro, porque reza que lindo con el ayuntamiento, solo falta que tengan la voluntad de actuar en la zona", reclama esta residente de la calle Benahoare.

Cerca de ese paseo, donde se acumula la basura y por el que accede el indigente al barranco, vive una decena de familias. "Cuando hicieron el viario del barranco de Santos expropiaron los terrenos, hicieron la obra y se olvidaron de nosotros", explica. Advierten de la proximidad de una cuba de gas en la trasera del asilo de ancianos; "hasta las mojas salen con mangueras cuando hay un incendio; necesitamos que limpien esto".