La antigua Escuela de Artes, edificio municipal situado en la santacrucera plaza Ireneo González, se convertirá en la sede de un total de cinco entidades. Estas son la Real Academia Canaria de Medicina (RACM), la Real Academia Canaria de Ciencias (RACC), la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel (RACBA), la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife (RSEAPT) y la Academia Canaria de La Lengua (ACL). Así lo acordó ayer la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de la capital tinerfeña. Esta aprobó el plan funcional o de usos futuros del histórico edificio, documento necesario para poder levantar la suspensión del contrato de redacción del proyecto de rehabilitación del mismo y para determinar a qué se destinará finalmente este inmueble.

En 2018, el Ayuntamiento de Santa Cruz adjudicó a la UTE (Unión Temporal de Empresas) Menis-Guerra-Martínez Segovia, por un importe superior a los 350.000 euros, la dirección de obra y redacción del proyecto de rehabilitación del edificio de Ireneo González, un inmueble de gran valor patrimonial y referente en la historia de la enseñanza y de la formación de la capital chicharrera. La UTE tenía un plazo de seis meses para entregar el citado proyecto de reforma de la antigua Escuela de Artes, que se viene utilizando como Centro Municipal de Formación y Empleo.

Tras determinar el Consistorio la necesidad de rehabilitar este inmueble y tras acordar el traslado de las actividades del Centro de Formación y Empleo al antiguo colegio Tena Artigas, situado en el barrio de Miramar (Ofra), la Corporación local debía decidir qué uso tendría en el futuro el edificio de Ireneo González. El pasado 13 de julio, la Junta de Gobierno acordó la suspensión del plazo para la redacción del proyecto a raíz de un informe técnico, en el que se estableció que era preciso "definir, mediante un plan funcional, un programa de los usos que concretará la futura actividad que se vaya a realizar durante la vida útil del inmueble". "No se puede redactar el proyecto de rehabilitación sin que se determinen los usos del edificio mediante un plan funcional", se insistía en el informe.

Ayer, la Junta de Gobierno dio el visto bueno a este plan, elaborado por el Servicio de Patrimonio, en el que se indica que finalmente la antigua Escuela de Artes será sede de cinco entidades, y en el que se establecen los espacios comunes y los específicos que deben construirse y, por lo tanto, incluirse en el proyecto. Los espacios comunes con los que tendrá que contar el inmueble son una biblioteca; aulas de formación; salón de actos; almacén (a excepción del almacén de obras de arte, que tendrá un lugar diferenciado con condiciones de iluminación, humedad y temperatura controladas); archivo; baños y aseos; zonas de descanso y office; y salas polivalentes.

Asimismo, se acondicionarán una serie de espacios específicos para cada entidad. En concreto, se trata de despachos (presidencia, sala de juntas, administrativo); sala de exposición permanente de arte contemporáneo para la Real Academia Canaria de Bellas Artes; sala de exposición permanente de instrumentos musicales y arte del siglo XIX y primera mitad del siglo XX para la Real Academia de Bellas Artes, y sala de exposiciones temporales.

"Por otra parte, se hace constar la importancia de que las distintas estancias proyectadas tengan un alto grado de polivalencia, de tal forma que puedan adaptarse a otras actividades formativas y docentes durante el periodo de vida útil y funcional del inmueble", señala el plan funcional. Con la aprobación de este documento, el Ayuntamiento ha levantado la suspensión del contrato de redacción del proyecto de rehabilitación, por lo que el plazo seguirá su curso.

El concejal de Infraestructuras y Patrimonio, el nacionalista Dámaso Arteaga, prevé que en breve el Consistorio recibirá el proyecto. "Nuestra intención es licitar la obra a finales de año o a principios del próximo como muy tarde", apunta. Con respecto a la cesión de este edificio a las entidades citadas con anterioridad, indica que se podría establecer alguna tasa por su uso.