La concejala del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), la socialista Marta Arocha, negocia alquileres sociales para evitar el desalojo de ocho familias que ocupan desde hace casi diez años el edificio Alejandro, en la zona de Nuevo Obrero, en el barrio de Ofra. La responsable de la gestión del área social se agradecida porque los responsables de Servihábitat -empresa que ha actuado con el ayuntamiento como mediadora de la propiedad del Fondo Gramina Home- se ha comprometido a suspender los posibles lanzamientos para favorecer que se permita establecer alquileres sociales en dicho inmueble.

Marta Arocha adquirió el compromiso con sus interlocutores de ver la situación del edificio, ya que no está finalizado aún y carece por tanto de la cédula de habitabilidad, si bien en lo que respecta a la gestión de la concejala del IMAS se celebrará en la tramitación de los informes sociales de las familias para acreditar que carecen de los ingresos y precisa ayuda municipal. La propuesta en la que se avanzó en la negociación es que las ocho familias abonen al propietario del inmueble un alquiler social, con la tranquilidad de que de momento no se avanzarán en el posible lanzamiento del inmueble, precisó la concejala.

Arocha destacó la sensibilidad mostrada por sus interlocutores, máxime cuando se trata de ocho familias que ocupar un edificio de diez viviendas. Recordó que antes del confinamiento se llevaron a cabo dos lanzamientos, lográndose paralizar uno en el que medió la Concejalía de Asuntos Sociales con Servihábitat, en representación del Fondo Gramina Home, ya que el propietario del otro piso en ligitio se negó a conceder una salida negociada para favorecer a las familias que han estado en el edifico Alejandro durante diez años.

El IMAS trabajará en la elaboración de los informes sociales con el mismo énfasis que dedica para otros casos, explicó la concejala Marta Arocha, precisando que "no hay casos más importantes que otros; a todos le prestamos la máxima atención y todos son igual de importantes para nosotros", añadió la edil socialista.

Los informes sobre las ocho familias del edificio Alejandro deberán definir el estado de vulnerabilidad de las familias y comprobar la necesidad real de acceder a ayudas municipales que se traducirán en alquileres sociales a un precio asequible. Una vez enviados redactados estos informes, el Fondo Gramina Home los estudiará con el compromiso adquirido con la concejala para garantizarle una alternativa a las ocho familias, a sabiendas que el inmueble que ocupan en la actualidad carece de la cédula de habitabilidad.

La mayor tranquilidad para la Concejalía de Asuntos Sociales es que, si se cumplen los compromisos de ambas partes, la propiedad se ha comprometido a no proceder al lanzamiento de las familias -en su mayoría con niños- sino avanzar en una solución negociada y no traumática.

Marta Arocha explicó que "es absolutamente necesario y urgente conseguir alquileres sociales para las familias del Edificio Alejandro que llegan más de diez años viven sin ningún tipo de estabilidad en una situación dramática, incierta e insegura", para ahondar en que desde su departamento se da la misma atención a todos los vecinos que por diferentes circunstancias carecen de unas condiciones económicas necesarias y se ven obligados a solicitar alquileres sociales.