Los usuarios de la Biblioteca Municipal Central de Santa Cruz de Tenerife han devuelto 302 documentos que tenían en préstamo, los cuales han sido entregados desde el 27 de mayo cuando reabrió sus puertas la biblioteca, tras permanecer cerrada debido al estado de alarma.

El programa informático de gestión bibliotecaria ha establecido como fecha de devolución el 30 de junio, para evitar sancionar a los lectores que no pudieron efectuar la devolución en su momento, según ha informado el Consistorio capitalino en un comunicado.

La biblioteca ha señalado que el número de documentos prestados desde el 1 de marzo ascendía a 1.344, ya fueran libros, películas o revistas.

Puesto que la situación no se ha normalizado completamente, los servicios que actualmente presta la biblioteca se limitan a préstamos y devoluciones, de manera que los ejemplares que son devueltos se depositan en cajas según la temática y se guardan en una sala aislada para que pasen una cuarentena.

Esta no es la única medida de seguridad implementada en la Biblioteca Municipal, pues el acceso está siendo de forma controlada y se han establecido medidas de seguridad para usuarios y trabajadores, para lo que se han acondicionado adecuadamente los espacios.

Además, en cada uno de los puestos de atención al público del mostrador central de la planta principal se han instalado mamparas de metacrilato de 4 milímetros de grosor y también se ha colocado una mampara protectora en el puesto de atención al público en la biblioteca infantil, situada en la planta baja.

Para acceder a la biblioteca es norma imprescindible la utilización de mascarilla y el horario de atención al público que se ha establecido es de 10:30 a 14:00 horas y de 14:30 a 18:00 horas.