El concejal de Servicios Públicos de Santa Cruz, José Ángel Martín, avanza que el Ayuntamiento trata de alcanzar un acuerdo extrajudicial con la concesionaria del mantenimiento de los cementerios en el municipio, Cetensa, con el objeto de minimizar las cantidades que el Consistorio debe abonar a la empresa por varias sentencias judiciales.

Según explica Martín, los tribunales han dado la razón a Cetensa, de manera sistemática, en su reclamación por no poder cobrar la tasa de mantenimiento de los camposantos que recoge la ordenanza municipal.

Dicha circunstancia determina, según los fallos judiciales recaídos, un derecho a indemnizar a la concesionaria por la pérdida de ingresos que ocasiona este hecho.

Como consecuencia de ello, y desde que se inició la prestación del servicio, el Consistorio ha abonado a la empresa más de ocho millones de euros. En concreto, durante los últimos días se ha ingresado alrededor de un millón de euros, correspondiente a dos sentencias firmes de los años 2014 y 2015.

Lo que pretende ahora el concejal de Servicios Públicos es lograr un acuerdo extrajudicial con Cetensa que permita al Ayuntamiento de Santa Cruz ahorrarse, al menos, los intereses de demora. El edil es consciente de que los tribunales seguirán dando la razón a la empresa en las reclamaciones correspondientes a los años 2016, 2017, 2018 y 2019. En total, unos 1,6 millones de euros.

"También debemos afrontar qué haremos a partir de 2020", recalca José Ángel Martín, quien insiste en que los técnicos municipales defienden que la empresa no debería cobrar esa tasa de mantenimiento, una posibilidad que, además, nunca debió incluirse en la ordenanza municipal.

Según los datos del Servicio Administrativo de Gestión y Control de Servicios Públicos, en una información que facilitó el anterior concejal del área, Dámaso Arteaga, en 2019, en el ejercicio 2010 el Ayuntamiento de Santa Cruz reconoció el derecho de la concesionaria a ser compensada como consecuencia de la suspensión de la tasa de mantenimiento de los cementerios municipales para los ejercicios 2010 a 2012, retribuyendo al concesionario las cantidades pactadas entre ambos. Antes, había ha abonado seis millones de euros por la suspensión de la misma tasa durante 13 años -desde 1997-.

Intento frustrado en 2013

Según indicó Arteaga en ese momento, rehabilitada dicha tasa en el ejercicio 2013, año en el que la concesionaria intentó cobrar a los propietarios de los nichos ese tributo, pero que impidió el Consistorio, la empresa inició las reclamaciones tanto por la vía administrativa como la judicial para que se restituyera su derecho de reequilibrio de la concesión. Los tribunales han estimado sus demandas.

En todo este tiempo, formaciones como Sí se Puede, ahora sin representación en el Consistorio, han insistido en que la tasa es ilegal y que así se recoge en un informe del propio Ayuntamiento fechado en 2005.

La adjudicación del servicio de cementerios a Cetensa se hizo en 1994 por 30 años. Sí se Puede siempre defendió que, según el informe citado, en el pliego de condiciones por el que se concedió el servicio a Cetensa, no figura que se establezca una tasa de mantenimiento, aunque sí lo estaba en la plica de la empresa que resultó ganadora del concurso.

Y a ello se une que el informe técnico que acompañó a la concesión del servicio estimaba que no se establecería tasa de mantenimiento para nichos a cinco años ni a perpetuidad por lo que "el adjudicatario tendría que mantener el equilibrio financiero sin establecer la tasa de mantenimiento".