La Universidad de La Laguna (ULL) anuncia que "se ha dado la orden de tapiar toda la antigua Facultad de Bellas Artes", situada en el Camino de El Hierro, en Santa Cruz, para así poner fin a los actos vandálicos que se están produciendo en la zona por parte de "personas que se meten en el edificio". Asimismo, la rectora, Rosa Aguilar, ante la petición realizada por el Ayuntamiento en relación a que la ULL le ceda el viejo inmueble, ha indicado que la institución académica "está abierta a cualquier opción que se proponga".

En este sentido, para decidir el futuro de la abandonada Facultad de Bellas Artes y para analizar la preocupante situación de inseguridad que están sufriendo los alumnos y los profesores de la Escuela de Arte Fernando Estévez, situada junto al citado edificio, en el que se han producido varios incendios y desde el que se arrojan piedras, la Consejería de Educación del Gobierno canario, la Universidad de La Laguna y el Ayuntamiento de Santa Cruz mantendrán una reunión urgente en los próximos días.

La comunidad educativa de la Escuela de Arte alertó a través de EL DÍA del peligro al que se enfrentan diariamente los más de 800 alumnos y más de 100 docentes del centro. Su directora, María Jesús Delgado, contó que en los últimos cuatro años se vienen produciendo incidentes casi de manera ininterrumpida y que en las últimas semanas estos se están agravando. El jueves pasado se registró un nuevo incendio en la antigua facultad, anexa a la Escuela de Arte, por el que el alumnado y el profesorado tuvieron que ser evacuados. "Además, hay okupas y se vende droga", ha manifestado la directora. Tanto la Escuela de Arte, como el sindicato ANPE Canarias y el Ayuntamiento han exigido que se adopten medidas de seguridad.

También a través de este periódico, la Universidad de La Laguna señaló, en un primer momento, que aunque la facultad sí es suya, la seguridad le corresponde a la Consejería de Educación del Gobierno canario porque parte del inmueble está cedido para el uso de la Fernando Estévez. Asimismo, fuentes de la institución académica manifestaron que "en estos momentos no podemos hacer frente a la rehabilitación del edificio, cuyo uso está por definir y cuya seguridad no nos corresponde".

Sin embargo, la Consejería de Educación ha querido dejar claro que el Gobierno canario no es propietario de la antigua Facultad de Bellas Artes y que solo existe la cesión del uso del aparcamiento y de algunas aulas exteriores, que "nada tiene que ver con el antiguo edificio". Por lo tanto, Educación ha apuntado que es la Universidad la que debe encargarse de adoptar medidas de seguridad urgentes. Eso sí, desde el Gobierno se ha solicitado la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local para incrementar la vigilancia en la zona.

Por su parte, y también a través de EL DÍA, el Ayuntamiento instó a la Universidad a cederle el inmueble "si no le interesa". La institución académica no ha descartado tal posibilidad. "Por lo pronto, se va a llevar a cabo una reunión a tres bandas, Universidad, Consejería de Educación y Ayuntamiento de Santa Cruz, para estudiar la situación y ver las opciones para este edificio", ha apuntado la rectora.