El concejal de Servicios Públicos de la capital, José Ángel Martín, reconoció ayer que uno de los grandes retos que tiene el Ayuntamiento en el centro de Santa Cruz tiene que ver con el funcionamiento de los contenedores soterrados. El edil indicó que estos dispositivos, instalados en las calles Suárez Guerra, Pi y Margall, San Clemente, San Lucas y El Pilar, principalmente, no están dando respuesta a las necesidades del comercio en la ciudad. Se refería con ello a la acumulación de residuos, sobre todo cartones y plásticos, que se ha producido durante los últimos días, con la cercanía de la campaña navideña, y que muchos ciudadanos han denunciado en las redes sociales. Por ello, Martín advirtió de que el sector comercial "también tendrá que poner su granito de arena" en ayudar a los servicios de limpieza para evitar esta imagen indeseable en esta parte de la ciudad. En esta línea, el edil de Servicios Públicos abogó por cambiar estos recipientes por un sistema "más eficiente" y "mucho más operativo". Los contenedores soterrados se colocaron por primera vez con el desarrollo del Plan Urban, hace más o menos una década. Durante los últimos años, los vecinos de las calles en las que prestan servicio se han mostrado bastante críticos con estos dispositivos, sobre todo por el excesivo ruido que generan al ser vaciados. También por la salida de malos olores al exterior cuando sus tapas no quedan ajustadas.