Los alumnos y la comunidad educativa de los colegios La Salle de Santa Cruz y La Laguna peregrinarán el próximo 15 de junio hasta Candelaria, como un acto más de los que tendrán lugar para celebrar el 300 aniversario del fallecimiento de san Juan Bautista de la Salle, fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

La ruta partirá desde el pueblo de El Tablero, en el distrito Suroeste, y concluirá en la Basílica de la Villa Mariana con una eucaristía que presidirá el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez.

Así lo avanzaron ayer los directores de ambos centros educativos, Carlos Baucells y el hermano Pedro Luis Rodríguez, en una rueda de prensa que ofrecieron en la capital tinerfeña para dar a conocer los actos del 300 aniversario. Junto a ellos comparecieron el obispo de Tenerife, la director insular de Voluntariado, Juana de la Rosa, y el gerente de Deportes de Santa Cruz, Jordi Bercedo.

Además de la citada peregrinación, el próximo martes, 14 de mayo, más de 2.000 personas de la comunidad educativa de los colegios La Salle-San Ildefonso y La Salle-La Laguna, entre alumnos y antiguos alumnos, profesores y padres, participarán en un acto festivo que se celebrará en el pabellón Quico Cabrera de Santa Cruz.

Con los alumnos como protagonistas, durante la jornada habrá baile, gimnasia rítmica y otras actividades que concluirán con una actuación musical del grupo Ni un Pelo de Tonto.

"Para los colegios La Salle de Tenerife es un orgullo y satisfacción festejar y compartir dicha celebración, la del fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas", destacaron los directores.

"Desde nuestras instituciones académicas queremos que este aniversario sea una verdadera oportunidad para aumentar tanto la viabilidad como la vitalidad de la misión educativa, que comenzó hace tres siglos y que queremos que perdure en el tiempo, añadieron.

El acto del martes se aprovechará para entregar distinciones al Gobierno de Canarias, Cabildo de Tenerife, ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna y Diócesis Nivariense "por su apoyo y colaboración" con el proyecto educativo que desarrollan los colegios La Salle.

En su intervención, el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, consideró "impresionante" cómo una persona, a lo largo de tres siglos, ha producido tanto fruto. Es decir, el "efecto multiplicador que tienen las cosas que hacemos y cómo muchas veces la pereza y la desidia impiden que podamos hacer el bien".

Por su parte, la directora insular de Voluntariado puso en valor la figura de san Juan Bautista de La Salle, "que fue un hombre con visión, sabiendo el arte de la pedagogía y el arte de saber educar y formar".