10 de mayo de 2019
10.05.2019

Los dueños de la charca de García Escámez solicitan su expropiación

El Consistorio comienza la obra de cerramiento del peligroso estanque tras lograr el permiso de los propietarios, quienes están dispuestos a ofrecer el solar para la construcción de un parque

10.05.2019 | 05:09
Charca abandonada de García Escámez, en la que ayer se firmó el inicio de la obra de cerramiento de la misma.

El Ayuntamiento de Santa Cruz, a través de la Gerencia de Urbanismo, ha iniciado los trabajos de aseguramiento y vallado de la peligrosa charca abandonada del barrio de García Escámez, dando así respuesta a una histórica demanda vecinal. Ayer mismo se firmó el comienzo del cerramiento del antiguo estanque, tras conseguir la autorización de los propietarios para la ejecución de las obras, quienes, además, han solicitado ya a la Gerencia de Urbanismo que se proceda a la expropiación de los terrenos para que el Consistorio chicharrero pueda construir en ellos el parque urbano previsto para esta zona en el Plan General de Ordenación (PGO).

El concejal responsable del área, Carlos Tarife, del Partido Popular, ha anunciado a El Día que la Gerencia Municipal de Urbanismo procederá a la tramitación del expediente de expropiación, con el fin de que el Ayuntamiento de Santa Cruz pueda adquirir el solar en el que se encuentra la charca lo antes posible, situado, en concreto, en la calle Hermanos Machado. "En el Plan General se prevé una gran zona verde en estos terrenos, pero para ello, estos tienen que expropiarse. Pues los dueños ya han manifestado su predisposición para entregar a la ciudad este suelo y ya nos han presentado la solicitud para que la expropiación se lleve a cabo. Ahora tendremos que iniciar el expediente y establecer la valoración económica del solar", apunta Tarife.

Mientras tanto, añade el concejal, "lo importante y lo que corre más prisa ahora es vallar toda la charca para evitar que se produzca un accidente, pues se trata de una zona muy peligrosa". Urbanismo intervendrá mediante el procedimiento de ejecución subsidiaria y contando con la autorización de los dueños del estanque, a quienes se les reclamará después el coste de los trabajos, que asciende a unos 80.000 euros.

"Esta es una muy buena noticia, pues por fin hemos adjudicado el contrato para poder efectuar el aseguramiento y vallado de un solar que se ha convertido en un peligro, pues esta es una zona muy transitada por menores, con colegios cerca y también un campo de fútbol. Lo que nos queda pendiente ahora es acometer la expropiación de esos terrenos y ejecutar el proyecto de parque urbano que demandan los vecinos de esa zona, un lugar más de esparcimiento para las familias", indica Carlos Tarife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook