La Gerencia de Urbanismo ha ordenado a los propietarios de la pequeña casa en ruinas ubicada a la entrada del Roque de las Bodegas, en Taganana, que adopten varias medidas de seguridad ante el peligro que supone para los viandantes.

Este periódico se había hecho eco este lunes de la demanda tanto de la asociación de vecinos La Voz del Valle, como de residentes en la zona, que solicitaban el tapiado de la vivienda.

Una resolución del concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, da cinco días de plazo a los dueños de la casa para que, entre otras medidas, instalen una valla perimetral y una malla anticascotes, y para que coloquen la correspondiente carpintería exterior que impida el acceso. También recoge la retirada de escombros, la limpieza del interior y la instalación de señalización.

Urbanismo insta también a los propietarios a realizar un estudio de la fachada, donde, además, se contemplen los trabajos necesarios para mantenerla en las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato.

Una vez realizadas las obras, los dueños deberán presentar, en un plazo de 5 días, un certificado de idoneidad de las medidas de seguridad adoptadas, en el que se acredite la suficiencia, efectividad y correcta instalación de las actuaciones.

Del mismo modo, la resolución advierte de que en caso de no realizar las obras de rehabilitación, reparación o mantenimiento en los plazos concedidos se procederá a la incoación del correspondiente expediente sancionador, pudiendo imponer una multa de entre 6.001 a 150.000 euros.