Opinión | La columna de Juan Inurria

Juan Inurria

Milei, colonialismo institucional y amado líder

El presidente de Argentina, Javier Milei

El presidente de Argentina, Javier Milei / Europa Press/Contacto/Luis Soto

Ayer se celebró la onomástica de San Juan, la del Rey emérito entre otros, lo que viene a ser hoy como el día internacional de lo que sea, hasta de recogedores de heces de cánidos hay día internacional y es que estamos rodeados de eso, de heces, también rodeados de este y de aquél, cuñados que mandan mucho y que nos están llevando a un lugar donde se hacen puñetas y no precisamente las que lucen los magistrados en las mangas de sus roídas togas. Es triste para la democracia que en medio de los fastos por el décimo aniversario de la proclamación de Felipe VI, - donde su padre no fue invitado, por aquello del qué dirán- el fiscal general del Estado, a punto de ser imputado por el Supremo por el asunto del novio de Ayuso, aparezca de risas y fiestas con el presidente del Gobierno y con su esposa, investigada por delitos muy graves por un juez de Madrid. Una imagen poco bonita, como diría Salcedo un amigo peruano que esta “flipando” con lo que ve en este Reino.

Es grave y triste que venga a España el presidente argentino, Milei, y sea la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien lo tenga que recibir y condecorar, porque al cretino del presidente del Gobierno español le haya dado por retirar a la embajadora de España en la República Argentina, no por una cuestión de discrepancia de Estado, sino por decir Milei cuatro verdades, que aquí nadie se atreve entre esas verdades algunas sobre la mujer de Sánchez, a la que ahora pasea con recochineo por todos los actos oficiales. Es como, el niño ruin, de “sí he sido yo… y que?....”

La democracia española está enfermando desde que Sánchez le dió por colonizar las instituciones para mantenerse en el poder. Sánchez es un irresponsable y más cosas, que está alterando la paz en este país. Que está creando crispación en la calle y que ha arruinado el prestigio de España.

Hemos perdido nuestra capacidad de asombro. En este reino de España puede pasar cualquier cosa y estamos peor que en los tiempos más negros de Zapatero. El PSOE es una caricatura de sí mismo y estos tipos no se dan cuenta de que han destruido el partido y han dividido a España en varios pedazos, al tiempo que nace una nueva clase de cuatreros que están chupando del bote sin descanso y sin vergüenza, alimentados por la confusión. Y ante la pasividad de la Fiscalía, y si hace algo es para contentar a sus jefes.

A veces se le pone a uno la carne de gallina pensando en todo esto, pero no importa, todo vale y nunca pasa nada. Hay una terrible sensación de impunidad, mientras la Fiscalía ha caído con descaro en manos del Gobierno, lo que quiere decir que también ha sido destruida por el rodillo sanchista; un rodillo que sólo tiene por misión preservar al Amado Líder. Esto ya no es España, esto es más como Corea del Norte.- que no conozco- Y no estoy exagerando demasiado.

Se va minando poco a poco la moral de los que luchamos por los derechos de nuestros semejantes, por la libertad y nos vamos dando cuenta que se fagocita la democracia poquito a poco, desmoralizándonos y han conseguido ya que muchos de mis compañeros, tiren la toalla y algunos hasta dejen de opinar, escribir, y lo peor de defender. Pero eso es lo que quieren, desarmar la opinión igual que han desarmado las instituciones. Desarmar, en suma, el Estado de Derecho. Y lo peor es que no se ve el remedio en el horizonte, así que tocará esperar a que el Amado Líder caiga. Porque caer va a caer, de eso no tengan duda. La cosa es cuándo.