Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el camino de la historia

Juan Jesús Ayala

Cumbre española marroquí

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez (derecha) junto al rey de Marruecos, Mohamed VI, en la visita oficial que realizó a Rabat en abril de 2022. | | EFE R. Acosta

Al fin ya se tiene fecha para que en Rabat se inicie los días 1 y 2 de febrero la deseada cumbre de alto nivel, entre Marruecos y España que si bien estaba prevista para diciembre del 2022 por motivos de agenda de Mohamed VI se propuso para esta fecha y como costumbre, el gobierno de Sánchez bailando al son del pito que toque Marruecos. La delegación española estará comandada por el presidente del gobierno y conformada por diferentes ministerios donde se firmarán un buen numero de acuerdos, que según explica el ministro Albares se trataría en dar un cumplimiento más de la hoja de ruta de lo acordado por los dos países en el documento rubricado el 7 de abril del pasado año, entre los que destaca, la delimitación de las zonas marítimas, lo que es de suma importancia para Canarias según lo que salga de la mencionada cumbre, así como relanzar las relaciones comerciales, flujos migratorios y asuntos sobre el terrorismo, entre otras cuestiones.

Si habrá que manifestar que esta cumbre estuvo a punto de fracasar porque días pasados el parlamento europeo debatía una resolución sobre los derechos humanos y la libertad de expresión que se encuentran violentados en Marruecos, lo cual fue aprobado por mayoría pero no por los 17 parlamentarios socialistas españoles que votaron en contra rechazando el texto que insta a Marruecos respetar aquello que se debatía; y es que vía Rabat-Madrid llegó la orden que se actuara de esa manera para que no se comprometiera la cumbre de Febrero, alineándose, como son las cosas, con el partido de ultraderecha francés de Mary Le Pen, Identidad y Democracia.

Lo que si parece claro, a pesar de todas las proclamas dichas desde el Gobierno de Canarias, es que el presidente, Ángel Víctor Torres, no estará en esta reunión donde se tratará un tema muy preocupante para las islas cual es la delimitación de las zonas marítimas donde el ministro Albares manifestó una y otra ves que se le preguntó que no haría falta porque este asunto es una cuestión de Estado y que las Comunidades Autónomas allí no pintaban nada y que cualquier decisión que se tomara favorecería a Canarias, por lo que pudiéramos estar tranquilos.

Hay que tener mucha credibilidad y ganas de dejarse engañar porque las pretensiones marroquíes no van a cambiar, dado que - lo hemos manifestado mas de una vez- en sesión parlamentaria del año 2020 aprobaron dos leyes en que prolongan su usurpada Zona Exclusiva Económica mas allá de las 200 millas llegando su plataforma marina continental hasta las 350 millas solapándose en una zona conflictiva (donde se encuentra el Tropic) con la española.

Así que Marruecos dada la presión que ejerce sobre Pedro Sánchez no se va a doblegar, y, además, ha instado recientemente al gobierno español que va a ejercer la dirección y control del espacio aéreo sobre el Sahara Occidental que actualmente gestiona la Dirección Regional Canaria sobre un aérea de aproximadamente un millón y medio de kilómetros cuadrados, la mayoría de ellos son superficies oceánicas donde se encuadran el archipiélago canario y el Sahara Occidental.

Por lo que se deduce que Canarias no dejará de tener tranquilidad en todo aquello que se refiere a la incertidumbre de cuestiones vitales , máxime aun cuando en el reciente XVI congreso del Frente Polisario celebrado hace unos días donde acudieron mas de 3.000 compromisarios y 200 delegaciones internacionales (y sin ninguna presencia por parte del gobierno español, tradicionalmente tan amigo del Polisario) celebrado en el campamento de población refugiada en Dajla tuvo como lema «No hay otra solución que intensificar la lucha armada para recuperar para la Republica Árabe Saharaui Democrática el territorio del Sahara Occidental y expulsar a la ocupación marroquí para completar su soberanía».

Pero por lo que se ve y oye hay que permanecer tranquilos ante cuestiones de suma importancia para Canarias, y lo que toca es el conformismo y a verlas venir.

Compartir el artículo

stats