Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Óscar Izquierdo

Contenedores y casas de madera

Antonio Machado, Gregorio Marañón, Ortega y Gasset y Juan Bravo de Segovia, el 14 de .febrero de 1931, en un mitin de la Agrupación al Servicio de la República. | | ELD Silvero sánchez corredera

Muchos políticos y no algunos, sino la mayoría, toman decisiones pensando que los ciudadanos somos unos simples mentecatos y además, llegando a creérselo verdaderamente. Desvían la atención sobre los problemas importantes, que nunca quieren afrontar, para centrarse en los urgentes y sencillos, haciendo declaraciones rimbombantes, que no tienen ningún contenido y por último, intentan con toda desfachatez, dar la vuelta a la realidad de los hechos, culpabilizando a los demás de sus propios errores. Sin querer hacer ninguna comparación, ni señalar a nadie en particular, ni en plural, me acuerdo de una frase del poeta Antonio Machado, que dice «la verdad es lo que es y sigue siendo verdad, aunque se piense al revés».

La respuesta tardía, indigna e incluso, podríamos tacharla de inhumana, que ha dado el Instituto Canario de la Vivienda, ICAVI, a los afectados por la erupción del volcán en La Palma, es a todas luces insuficiente y vamos a denominarla, suavemente, de mal gusto. Contenedores y casas de madera. Dicho esto, parece que es un desperdicio de tiempo seguir escribiendo sobre el particular y callar con rabia contenida. Pero nunca se puede silenciar lo erróneo, en ningún caso o asunto cualquiera, porque entonces, en vez de ciudadanos libres, seríamos un puro rebaño, pastoreados por políticos mediocres o listillos.

Ahora, los responsables del órgano administrativo de vivienda del Gobierno de Canarias, van a la isla, con toda la parafernalia que rodea estos actos públicos, para entregar lo que ellos denominan viviendas modulares y que en el discurso normalizado de la gente o profesionales, se denominan contenedores, que nunca hay que olvidar que son recipientes destinados al almacenamiento y transporte de mercancías o al depósito de residuos o casas de madera, que en el modelo que han escogido, están muy bien preparadas para campamentos de veranos o camping. Cuentan, sin ponerse colorados, que han empleado en cada caso, los modelos escogidos por los respectivos ayuntamientos, dentro del catálogo que les fue ofrecido por la institución autonómica. Y es aquí, de manera precisa, donde está el meollo de la crispación creada por y contra el ICAVI. Porque después de una reunión en noviembre del año pasado, en la sede de FEPECO, donde se le mostraron proyectos de viviendas modernas, eficientes energéticamente, sostenibles, accesibles, con todas las garantías del Código técnico de la Edificación, con el material en plaza y la potencialidad de ejecutarlas entre cuatro y seis meses, parece ser que nunca fueron presentados, ni a las personas afectadas, a sus organizaciones representativas, a los alcaldes, ni al Cabildo, ni a ninguna autoridad palmera. Dándole de esa manera, la espalda, de forma zaherina, al tejido empresarial local, que estaba y está preparado para asumir la responsabilidad de poner en ejecución viviendas decentes, decorosas y con todas las especificaciones de la Agenda Verde de la Unión Europea.

Se necesita una explicación, diáfana y creíble, por parte del Instituto Canario de la Vivienda, ICAVI, sobre esta cuestión transcendental, del por qué, parece ser, que sólo fueron presentadas dos propuestas, es decir, contenedores y casas de madera, cuando había otras muchas proposiciones, más avanzadas, confortables, técnicamente maduras y experimentadas, que conocían perfectamente, pero que nunca llevaron, ni llegaron a La Palma.

Ahora se quiere mirar para otro lado, culpabilizando a los alcaldes, que han sido unos verdaderos héroes, en como han gestionado una situación de extrema emergencia, como fue la erupción del volcán, diciendo que fueron ellos quienes eligieron los contenedores y las casas de madera. Es demasiado lo que hay que aguantar. Lo que la cobardía no se atreve a decir, es que parece ser, que el ICAVI, sólo les ofreció esos dos modelos habitacionales, sin más alternativas.

Compartir el artículo

stats