Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Alfonso Martín

Messi o Mbappé

messi argentina

La semana pasada me entrevistaron sobre las perspectivas para el año 23 y me puse a desgranar las amenazas a la economía y el interlocutor me interrumpió para decirme «¡Pero bueno, siempre andan quejándose, cuando los beneficios de las empresas se han disparado!»

Me sorprendió el resorte verbal de su propuesta pero le contesté amablemente que me había preguntado por el futuro y él me hablaba del pasado. Independientemente de que hay empresas que han ganado bastante dinero y muchas, tal vez muchísimas no están teniendo las mismas oportunidades. Agua y aceite.

La inseguridad jurídica y económica de la política fiscal que se viene aplicando alimenta la falta de confianza empresarial.

Invertimos cuando predecimos oportunidades futuras y recogemos el fruto por la realidad que se dé. Cuando se dé.

Tanto estrés nos lleva de un tema a otro. De una discusión a otra. De una intensidad otra, más preocupados por responder que por escuchar.

El año 2023 será un año de desafíos. En ellos unos ganan y otros pierden, aunque todos comienzan con las mismas ilusiones, no es lo mismo ser Messi que Mbappé.

El fin de las empresas para el año 2023 consiste en evitar la recesión y la inflación, así como sanear sus finanzas.

Luego vendrá la inversión y la creación de nuevo empleo.

Para ello las políticas fiscales y los incentivos públicos deben entrar en escena de manera eficiente y coordinada con la vida real.

Ahí es donde estará la diferencia entre percepción de amenaza o de oportunidad.

Compartir el artículo

stats