Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Óscar Izquierdo

La trola de tansición ecológica

José Antonio Valbuena durante su intervención en el Congreso Nacional de Medio Ambiente

En las últimas semanas, el Consejero de Transición Ecológica y demás cosas del Gobierno de Canarias, en su periplo triunfal, junto a su comitiva, por Madrid, Bruselas y Egipto, donde parece ser, que se han quedado obnubilados y hondamente impresionados, por su alentadora exposición y la eficacia de su Consejería, a la hora de conseguir la descarbonización de un territorio en 2040, antes que en cualquier parte del planeta, ha demostrado que Canarias, se puede convertir, para nuestra desdicha, en irrisión generalizada, por la imaginación ecologista, infantilizada e incumplible temporalmente. Están dando un espectáculo lamentable, no sólo en Canarias, a la que le están haciendo un daño irreparable, sino en el exterior.

Parece ser, que no sólo ha expuesto planes y estrategias aplicables hasta en Taiwán, con 25 millones de habitantes, es decir, todo un atrevimiento, sino que ha hecho una serie de declaraciones que no se corresponden con la realidad, sino con la utopía ideológica en la que viven algunos miembros de esa Consejería, provenientes de La Laguna, hasta Los Realejos, pasando por Tacoronte. En primer lugar, es difícil de entender, especialmente para los profesionales o entendidos, que los elementos de desarrollo de la Ley de Cambio Climático, actualmente en tramitación en el Parlamento de Canarias, se tramiten y presenten antes de aprobarse la ley citada que desarrollan, lo cual debe haber producido como mínimo extrañeza en Bruselas. En la Unión Europea, llegarán a pensar que la Administración Pública canaria funciona diligentemente, una verdadera falacia más que se apuntan.

Es curioso que sea ahora, casi al final de la Legislatura, cuando el consejero y su vigoroso equipo, han descubierto que los mínimos técnicos de los actuales grupos de generación son el gran obstáculo para la penetración de renovables y solicita un marco legislativo en materia de energía, equivocándose una vez más, porque no es Bruselas el sitio donde hay que gestionarlo, sino que, para sustituir los actuales grupos de generación, no es necesario la modificación de la normativa de aplicación. Tanto el cómo el Gobierno de Canarias, no han querido, ni podido o no han sabido cumplir con su obligación de mantener a nuestra Comunidad Autónoma, en unos índices aceptables de garantía de suministro.

Siempre hemos mantenido, que el elemento principal de penetración de renovables, no gestionables, es el almacenamiento. En torno a esto la Consejería competente y Red Eléctrica de España (REE), han mantenido en lo que a Tenerife se refiere, un significativo silencio que ahora se comprende. De acuerdo con la alternativa asumida por los responsables de la Consejería como la más idónea y la cual nosotros apoyamos como beneficiosa para la isla, que es la planta de almacenamiento hidráulico en Tenerife, Güímar, no se contempla para la próxima década, sino para dentro de 20 años, contradiciéndose con sus propios objetivos temporales de descarbonización. Esto evidentemente rebaja las expectativas de penetración de las energías renovables en Tenerife. No obstante, el consejero manifiesta haber autorizado en los últimos años más potencia eólica y fotovoltaica que, en los ocho años anteriores, pero las cañas se vuelven lanzas y algo tendrá que decirles a los inversores.

En cuanto a los nuevos grupos a instalar en Canarias, todo aconseja que deben ser más pequeños y eficaces, preparados para utilizar gas natural en una primera etapa y en la medida que sea posible, en mezcla con el hidrógeno. Pero no debemos perder de vista los aspectos económicos, ya que cuanto más pequeño, el costo €/Kwh es mayor y que ya los sobrecostes de generación en Canarias van con cargo al sistema eléctrico y a los presupuestos generales del Estado a partes iguales. Las patrañas tienen poco recorrido.

Compartir el artículo

stats