Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el camino de la historia

I Conferencia Internacional por la Paz y Seguridad del Sahara Occidental

En esta Conferencia ha actuado como protagonista y organizador de la misma Hach Ahmed Bericalla, que si bien desde el 26 de abril de 2020 es el primer secretario del Movimiento Saharaui por la Paz, había con anterioridad trabajado en el Frente Polisario desde 1985 siendo nombrado en 1986 representante de este en España; más adelante anduvo por el Caribe como representante de la República Árabe Saharaui para las relaciones con América Latina, hasta que en 2017 impulsó junto a un cuadro de civiles y militares Iniciativa por el cambio pidiendo ser reconocida como corriente interna del Frente Polisario hasta que, definitivamente se descolgó como presidente del llamado Movimiento Saharaui por la Paz, que llevará por donde pueda, el cometido en este caso desde Las Palmas de Gran Canaria disfrazado de Tercera vía, con la misión de ir contra el pueblo saharaui de la mano de Marruecos.

El Movimiento promueve con todo el desparpajo del mundo la ocupación del Sahara Occidental tras recibir el visto bueno del gobierno de Sánchez (mientras en un tema tan candente e importante para Canarias, el Archipiélago no pinta nada, se le da la espalda y se hace una convocatoria cicatera de bajo fuste internacional). En esta reunión o conferencia han comparecido con su sabiduría ciertos especímenes políticos del PSOE que no han parado de alegar donde quiera que han ido, que saben de todo y que también sobre lo que hablan tienen un precio como si fueran los oráculos de Delfos, cobrando sus buenas perritas, tales como el expresidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y el exministro de Defensa José Bono, que también se encuentra en todos los saraos políticos de altura, lo mismo que el presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar. ¿Donde estaban Clavijo, Barragán, Linares, Mario Cabrera, Bermúdez, todos ellos nacionalistas, representante alguno del PNC? Hasta el herreño David Cabrera y el gomero Casimiro Curbelo, que parece que han descubierto la mágica solución política para las islas. Parece que no les va el asunto. Y ya veremos qué derrota toma este asunto. No tardaremos mucho tiempo en saberlo.

Este encuentro terminó con un manifiesto del presidente del Movimiento Saharaui cuya finalidad indiscutible es defender la marroquinidad del Sahara occidental y hacerlo desde suelo español (canario). Después de este encuentro la inteligencia marroquí por lo que a uno le ha llegado tiene planeado celebrar reuniones similares en Italia con el objetivo de dinamitar su relación con Argelia. En este encuentro de Las Palmas, además de los personajes antes reseñados también se han procurado 200 visados a un grupo de saharauis procedentes del Aaiún ocupado y con otro tipo de asociaciones ficticias que Marruecos creó en el Sahara Occidental ocupado teniendo como colaboradores de esta cuestión según fuentes solventes, que citan al servicio de inteligencia exterior de las Fuerzas Armadas marroquíes que en 2007 denunció a Ghali y a otros líderes del Frente Polisario por genocidio. El CNI asegura que esta asociación está dirigida por la DGED a través de su presidente, Ramdan Mesauu Larbi.

También se cita en el informe como colaborador con esta aberración internacional auspiciado por Naciones Unidas que solo reconoce un referéndum para la excolonia española a la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo, aunque su presidenta lo rechaza. Otro de los supuestos colaboradores y miembro del Movimiento Saharaui por la Paz es Fadel Breica, al que el CNI señala como «pantalla» de los servicios secretos marroquíes, eludiendo cualquier tipo de referéndum como auspicia y mandata la Asamblea de Descolonización de la ONU ya que el 6 de septiembre de 1991, cuando entró en vigor el alto fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, se debería finalizar con un referéndum de autodeterminación y para determinar esa consulta se estableció un censo en base al realizado en España en 1974. Pero en 1999 la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental (Minurso) presentó una lista de 86.424 personas con derecho a voto, pero insuficiente según Marruecos, que manifestó debería incluir a unos 240.000 votantes.

En definitiva, lo que promueve esta Conferencia de Las Palmas es que el plan marroquí para el Sahara Occidental consiste en que este territorio dispondría de sus propios órganos legislativos, ejecutivos y judiciales, y en caso de que la propuesta se aceptase el país africano cedería las competencias infraestructuras culturales y de desarrollo local, pero se reservaría materias claves estratégicas como la defensa, las relaciones exteriores, la religión, que seguirían bajo el dominio de Mohamed VI y por lo tanto se eliminaría cualquier posibilidad de un Sahara independiente. Por tanto, todos los que asuman esta apuesta estarían vulnerando no solo los derechos del pueblo saharaui a su libre determinación, sino dándoles manotazos a las leyes internacionales, que tanto dicen defender.

Compartir el artículo

stats