Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Bethencourt

EL RECORTE

Jorge Bethencourt

Ganar y perder

Los empresarios piden al Gobierno que baje impuestos para poder seguir teniendo beneficios. Los trabajadores piden a los empresarios que suban los salarios para no perder poder adquisitivo. Los agricultores piden poder cobrar más por sus productos. Los comerciantes deben vender más caro. A las industrias les cuesta más fabricar lo mismo de siempre. Todo esto es verdad, pero las familias de este país necesitan comprar más barato, algo que, con todo lo anterior, es la cuadratura del círculo.

La inflación ha disparado los ingresos fiscales de Canarias, pero el Gobierno se niega a bajar un céntimo de euro los impuestos. Quiere ganar más. Igual que las empresas y los trabajadores. Todos quieren lo mismo: seguir ganando a pesar de que está cayendo el diluvio universal. Y los consumidores ocupan el escalón más bajo de la cadena alimentaria. Son las presas de las que se nutren todos los demás depredadores.

La emisión de dos billones de euros por el Banco Central Europeo para superar la crisis económica causada por la pandemia, la guerra de Ucrania, la crisis energética, la falta de materias primas y la inflación que nos ha explotado en las narices lo ha puesto todo patas arriba.

Todo el mundo ha repercutido los costos sobrevenidos para seguir ganando. Los gobiernos recaudan más. Las empresas han trasladado a precios el encarecimiento de fabricación de sus productos (unas más, como las eléctricas o la banca, y otras menos). Y la masa salarial del sector público ha seguido creciendo. A donde único ha llegado la corrosión del ácido sulfúrico de la inflación es al bolsillo de millones de ciudadanos que pagan la luz, el combustible, los libros, la ropa, los alimentos y los impuestos.

El problema es que esto va a peor. Se acerca otra enorme crisis económica que va a afectar a los países más industrializados de Europa. Hay un punto en el que el precio de la energía hace irrentable la producción. Existe el peligro de desabastecimiento de combustibles esenciales para el bienestar ciudadano…. Y España anda de campaña electoral.

La ola de la crisis llegará a Canarias. Los alemanes se enfrentan a una recesión. La libra británica se desploma frente al euro. Malas noticias para el turismo. Todo el mundo quiere ganar, pero vienen cartas para perder. Nadie quiere austeridad, ni sacrificios. Ya te digo. Pero el tiempo se encargará de imponerlos por las malas.

Compartir el artículo

stats