eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis F. Febles

México no tan lindo

Antonio Hernández Rolón describió a su país en apenas 200 páginas. Un libro muy poco conocido que tiene la capacidad de relatar las verdades incómodas, poniendo luz a las sombras que muchos quieren mantener y agitando las trampas que permiten esconder los despropósitos de los gobiernos aparentemente democráticos. Odio sin fin es una novela que cuenta el México que nadie quiere ver, pero que está muy presente en masacres que van desde los copreros de Acapulco hasta los normalistas de Ayotzinapa, sin olvidar los miles de familias desplazadas en su propio territorio. Y como protagonistas habituales: los periodistas. Detrás del tequila, la música y la belleza de un país único, las estadísticas silenciosas dictan sentencia ruborizando a medio mundo. Con cuatro nuevos asesinatos de periodistas registrados durante el mes de agosto, México acaba de batir un sórdido récord: 2022 ya es el año más mortífero jamás vivido por la profesión en el país. Tal y como explica Reporteros Sin Fronteras, con 14 periodistas asesinados en apenas ocho meses, de los cuales al menos 10 guardan relación directa con su labor informativa, el país vive el año más complicado para la prensa de su historia. Desde el inicio del mandato del presidente López Obrador, en diciembre de 2018, RSF ha censado al menos 36 asesinatos de periodistas y dos desapariciones, las de Jorge Molotzin Centlal y Pablo Felipe Romero Chávez, en 2021, en el Estado de Sonora (noroeste del país, en la frontera con Estados Unidos). La mayoría de estos asesinatos se concentran en los estados especialmente gangrenados por la corrupción y el crimen organizado: Michoacán (suroeste), y Sonora y Veracruz (sureste), con cinco casos cada uno. En la gran mayoría de estos 38 casos, la impunidad es casi total. Sin duda, México no es tan lindo en una realidad demoledora a la que algunos insisten en mirar hacia otro lado. Es impresionante, pero México es el país más peligroso del mundo para los periodistas, por delante de zonas en guerra como Ucrania (ocho casos) o Yemen (tres casos). En 2022, al menos diez periodistas de los 14 asesinados lo han sido por ejercer su profesión: José Luis Gamboa Arenas (10/01), Alfonso Margarito Martínez Esquivel (17/01), Lourdes Maldonado López (23/01), Roberto Toledo (31/01), Heber López (10/02), Jorge Luis Camero Zazueta (24/02), Juan Carlos Muñiz (04/03), Armando Linares López (15/03), Luis Enrique Ramírez (05/05) y Antonio de la Cruz (29/06). De estos diez periodistas, ocho habían recibido amenazas antes de ser ejecutados. Jugarte la vida por un salario de miseria. Ese es el día a día de miles de profesionales de la comunicación en México que priman su pasión por encima del narco, de los poderes fácticos y de los gobiernos municipales en su mayoría corruptos. En 2021, Comunicación y Periodismo se posicionó en el puesto número 21 de la lista de las carreras peor pagadas en México, al registrar un salario mensual promedio de 10 mil 406 pesos, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO). Es decir, menos de 10.000 euros al año, unos 800 euros al mes. México no es tan lindo como parece.

@luisfeblesc

Compartir el artículo

stats