Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

algo así

Erre que erre con la diabetes y algo de mayores

Resulta que algunos de mis comentarios en EL DÍA han llegado hasta ADA (Asociación de Diabéticos de Albacete). Seguramente alguno de mis colegas lo ha llevado allí y, eso quiere decir que esta pelea que sostengo desde hace unos años tiene cada día el brazo más largo. Pasito a pasito mi cruzada a favor de los enfermos está consiguiendo sus frutos, lo cual me permite seguir animándome e ilusionándome.

Me contaron el otro día que un muchacho de esa zona ha conseguido subir a una montaña de más de seis mil metros de altitud siendo diabético Tipo l, insulinodependiente. Al joven le apasiona la montaña y, pese a los riesgos que supone llegar hasta esas alturas, pues el frio podría haber congelado la insulina que portaba, se ha superado demostrando el poder del ser humano ante la dificultad. ADA lo ha apoyado en esa aventura, así que felicidades a la asociación y por supuesto al muchacho por la valentía.

Mi buen amigo Joaquín es un hombre inquieto y es el ejemplo de que no hay edad para ciertas cosas. Con más de sesenta años le ha entrado el gusanillo de aprender a tocar el piano, consiguió un teclado y se ha apuntado a clases. Vecino de muchos años, ahora vive en una finca en Cuevecitas de Candelaria donde cría gallinas y planta de todo, pero lo más interesante es que tiene tres nacionalidades, colombiana, venezolana y española, y está intentando conseguir información sobre un médico especialista colombiano a través de su extensa familia, amistades y conocidos del país. Por lo visto tiene una clínica especializada en la enfermedad y varios libros publicados. Ramos Pavón, que así se llama, tiene un método para erradicar totalmente la enfermedad en unos tres meses y eliminando mucha de la medicación que se receta en Europa. Tratamos de averiguar si está en Bogotá o en Cartagena de Indias, y estudiamos la posibilidad de conseguir el libro donde expone el tratamiento. Si las conclusiones y estudios ratifican que se puede eliminar la diabetes, sería un arma muy poderosa con la que darle por los besos a tanto incrédulo que tenemos por estos lares. Dice el refrán que el que la sigue la consigue, no sé si lo lograré, pero estoy en ello y no descansaré con esta lucha contra la asesina silenciosa.

Vamos ahora con los mayores. En nuestra Constitución, esa que se quieren cargar los sanchistas y su corte de aliados adulones nacionalistas, independentistas y terroristas, que solo saben aplaudir el atropello contra la nación española, dice en su artículo 50 lo siguiente: Los poderes públicos garantizarán pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos en la tercera edad.

En este colectivo al que pertenezco está corriendo como la pólvora lo que parece que va a acometer en breve san Pedro el malo. Se rumorea que está preparando un Decreto para bajar nuestras asignaciones, así que mucha atención, porque las pensiones no se tocan. Si intentan tocarnos el bolsillo, se encontrarán enfrente con más de diez millones de votantes que saldremos a la calle a defender nuestros derechos. Como hacen los jóvenes ahora, pasemos el mensaje y hagamos que se haga viral esta lucha en la que nos jugamos mucho. Hay que ponerse ya en acción porque «habrá que defender nuestras pensiones con uñas y dientes». En mis allegados hay una enorme preocupación, pues este presidente ya ha demostrado que es capaz de todo y no se corta con tal de seguir apoltronado al sillón de la Moncloa.

Los ciudadanos debemos mantenernos unidos ante los atropellos de esta clase política. Las asociaciones de consumidores no alzan suficientemente la voz ante los precios estratosféricos de la cesta de la compra, el combustible o la luz, que están siendo una verdadera pesadilla para las familias. Esta escalada está llevando a un rápido empobrecimiento de la clase media y nada digamos de la situación de hambruna que se avecina. Mientras, el gobierno anuncia que a la vuelta del verano el escenario será aún peor por la guerra. Qué personaje más embustero y avaricioso nos ha tocado vivir, para él hasta la calima sahariana es culpa del PP. Se lava las manos y tan campante. Con Dios.

aguayotenerife@gmail.com

Compartir el artículo

stats