50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

Artículos de broma

Javier Cuervo

Las heces de Putin

El sistema en el que vivimos está organizado para que cambiemos tiempo y ansiedad por un dinero que se apresuran a sacarnos del bolsillo antes de pagárnoslo y, sin embargo, ves personas muy satisfechas que cruzan la calle sin mirar tomando café en un vaso de cartón mientras sonríen al móvil. Esa actitud no se la pueden permitir en la sabana las gacelas de los documentales. En el otro extremo, hay personas para las que la vida es algo que creen tener porque dedican cada segundo a conservarla. No parece que ese sea el modo de vida de los leones, que en los documentales pasan la mayor parte del día tumbados y bostezando majestuosamente.

Vladimir Putin, antes que presidente de la Federación Rusa fue espía, empleo al servicio de los presidentes y de las federaciones. Como cocinero antes que fraile conoce la cadena trófica del poder y, al venir de una larga tradición envenenadora nacional, tiene un enorme cuidado con lo que come y con dónde caga.

(Si está usted desayunando y es sensible al asco, quizá no debiera seguir leyendo)

Vladimir Putin lanza bombas fuera del país, pero evita cagar fuera de casa. Conozco personas a las que, sin haber invadido Ucrania ni matado civiles ni cometido crímenes de guerra, les pasa lo mismo. El motivo de Putin es distinto. Al venir de los servicios secretos sabe que cualquier mierda puede incluir información útil. Sin salir de casa, tenemos al ex comisario Villarejo que le sacaba mucho dinero a sus hediondos zurullos porque mandos del PP, jueces coprófílos y periodistas comemierdas, se los pagaban a bien precio. La mierda contiene información. Los naturalistas se guían por los excrementos. A veces no ves un oso, pero sabes que está cerca por su detrito. Los padres encuentran mucha información en las cacas de sus bebés, que no saben hablar, pero deponen. Eso es nada respecto a la capacidad analítica de un servicio médico o secreto o ambas cosas, pero también habla del estado de paranoia en que se vive cuando es un peligro que tus heces caigan en manos del enemigo.

Compartir el artículo

stats