Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diabetes, negocio y pensiones

Esta quincena voy a empezar ocupándome del medicamento que recetan a la mayoría de enfermos de diabetes tipo2 por su eficacia, aunque también tiene muchas contraindicaciones.

La metformina es la base de todas las medicinas que se utilizan en sustitución de la hormona insulina, pues controla el exceso de glucosa en nuestra sangre. Lo que indica la composición en el prospecto es que es un agente antihiperglucemiante de la familia de la biguanidas, derivado de la guanidina. Nunca se me dio bien la química, así que no sé lo que significa. Lo importante es que aunque su mecanismo de acción no se conoce con exactitud su efecto es la disminución de la glucosa sanguínea que se produce por múltiples vías, reduce el aporte de glucosa, mejora la utilización periférica de la glucosa, reduce la hiperinsulinemia en ayunas, mejora el perfil lipídico y reduce la actividad trombótica, además de mejorar la mineralización ósea.

Para los médicos es la mejor opción en pacientes con sobrepeso, pero para algunos expertos no lo es tanto, pues según estos últimos elimina la vitamina B12 y hay datos que certifican que el 40% de los hombres puede sufrir un infarto de miocardio. Por eso la llamo la asesina silenciosa, porque deteriora nuestros órganos sigilosamente. Hoy tienes una analítica y un electro bien y mañana caes fulminado de un infarto. No se trata de meter miedo, pero los enfermos debemos cumplir las recomendaciones sanitarias y asegurarnos de tomar las máximas precauciones insistiendo a nuestro médico y enfermero en el seguimiento.

Sigo insistiendo en que tiene que haber una forma de sanar, curar y erradicar esta enfermedad. Hace falta dedicación, dinero e investigación, lo cual se está haciendo en proporciones mínimas, pues la industria química insiste en seguir inventando nuevos medicamentos que evidentemente alargan la vida pero, habiendo en el mercado hasta más de cien, esto indica que a más medicamentos más beneficios para la industria química, farmacéutica y alimentaria y, por supuesto, para los gobiernos, que recaudan mucho dinero con esos impuestos. ¿Es esto es un negocio? No lo sé, pero no pararé de defender a los enfermos de esta patología que se extiende por el mundo a velocidad de crucero.

Ahora vamos con las pensiones, pues somos los mayores los que siempre salimos perjudicados por los gobiernos. El artículo 50 de la Constitución dice que los poderes políticos garantizarán mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas la suficiencia económica a los ciudadanos de la tercera edad. ¿Va a seguir este gobierno incumpliendo la Constitución? Defendamos con uñas y dientes nuestros derechos.

Al parecer la deuda española va a crecer de tal modo, que ya los niños no vendrán al mundo con el pan bajo el brazo, nacerán tristes y amargados, pues sus padres estarán obligados a aportar una gran talega de billetes para paliar los desaguisados y descontrolados gastos descomunales de la administración pública, que ahora piensan seguir aumentando. ¿Votó usted a Sánchez? Estas son las consecuencias, aumento de los intereses del dinero del Banco Central Europeo y por supuesto más descontrol de nuestros administradores. En Alemania hay la mitad de empleos públicos y el doble de habitantes, así que Dios nos coja confesados.

Da verdadero pánico escuchar las noticias. Los telediarios son bastante alarmistas y nos someten a preocupaciones terribles, pero a pie de calle, al ciudadano lo que le importa es su familia. Ahora mismo solo creo los datos de Cáritas, una verdad tangible. La política sigue dividiéndonos en dos Españas, la que no llega a fin de mes y la que se desplazó a Paris en avión, tren o coche para ver la final, pagando entradas de más de 1000€ más estancia, comida y gasolina. ¿Cómo puede el españolito afrontar ese gasto? Sinceramente no sé de dónde saca la gente el dinero. Mi pensión solo alcanza para la compra de alimentos y algún seguro, mis hijos pagan luz, gas, agua, teléfono, gasolina... Apenas me queda para jugar a la quiniela y a mitad de mes ya estoy resoplando. No salgo, y si lo hago es para tomar un café. ¿Qué es lo que pasa para que esa otra España viva tan bien? Cada día estoy más confundido. No es normal. Al estadio, por cierto, entraron ochenta mil personas. Con Dios.

aguayotenerife@gmail.com

Compartir el artículo

stats